Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Este artículo tiene 31.847 vistas

Imprimir

Posted in:

Cuánto cobrar por cualquier diseño

En esta columna no te diremos cuánto cobrar por un diseño, más bien, te diremos la fórmula para hacer tus cotizaciones.

La mayoría de las veces saber cuánto cobrar es tan simple que no podrías creerlo. Normalmente los diseñadores, cuando nos enfrentamos a estos escenarios, dudamos por muchas razones:

• El mercado de diseño es muy variable, los costos son muy diversos.
• Ningún proyecto es igual a otro.
• Siempre estamos compitiendo contra alguien más.
• Somos inseguros y no queremos quedarnos fuera de la jugada.
• No sabemos ni siquiera lo que debemos cotizar.

Si entras en alguno de estos parámetros, excepto el último, la forma de cobrar puede resolverse con una fórmula muy sencilla; por el contrario, si no sabes ni siquiera qué debes cotizar, entonces lo más recomendable es que no te comprometas a siquiera a cotizarlo.

La respuesta para todo es:

¡COBRA POR HORAS!

Así, entre exclamaciones y en versales. Desde que comencé a cotizar de esa forma me he dado cuenta que puedes calcular así prácticamente todo: web, impresos, señalizaciones, identidades, videos, campañas, tipografías, publicidad, apps, interacciones. Sí, prácticamente todo.

El secreto está en conocer tu cifra, en cuánto sale la hora de diseño. La explicación de ello puede ser un poco larga (La versión larga la encuentras si pulsas aquí), para resumir, piensa en cuánto quieres ganar (un sueldo mensual), súmale tu aguinaldo, tus vacaciones, tu renta, teléfono, luz, agua, transporte, seguros, internet, programas, limpieza y saca una cantidad anual.

Añádele compras que no haces tan seguido, y divídela entre su vigencia, por ejemplo: la computadora quizá la renuevas cada cuatro años, así que divide su costo entre cuatro. Haz lo mismo con tu escritorio, tu silla, el regulador de corriente, impresora, cámara y tableta.

Cuando tengas la cantidad no te asustes, puede resultar en millones de pesos: divídela entre días hábiles (365 días, menos 104 fines de semana, 10 festivos, 10 de vacaciones, 5 días que estarás enfermo o deberás ir a hacer algún trámite), te dará un total aproximado entre 230 y 240 días.

Después divide tu ingreso anual entre los días hábiles, y a su vez divídela en el número de horas que realmente vas a trabajar en diseño. No son 8, serán entre 4 y 6, ya que lo demás lo pierdes en lo que prendes la computadora, te haces tu café, atiendes llamadas, haces pagos en el banco, estás en el tráfico y checas tu Facebook.

Usualmente la hora de trabajo está en un rango bastante amplio, entre los $450 y $2,000 pesos. Si estás fuera de eso, quizá algo te salió mal, tus expectativas están fuera de la realidad o tienes una agencia grande.

Suponiendo que tu costo salió en $1,000 pesos (no lo tomes literal, es solo un ejemplo), piensa que te debes cotizar un logotipo, que te llevará unas 15 horas de trabajo efectivo, entre juntas creativas, bocetaje, pruebas, presentaciones al cliente, entonces el costo rondará los $15,000 pesos. Lo mismo puedes aplicar para hacer un folleto o un sitio web.

Si quieres trazar un logo en vectores y te tardas 2 horas: $2,000 pesos.
La construcción de un sitio web que te llevará unas 24 horas: $24,000 pesos.
Arreglar un folleto que hizo un colega tuyo con los pies, 3.5 horas: $3,500.

Puedes crear diferentes costos por hora dependiendo si vas a hacer trabajo creativo o solamente formar un catálogo. Si estás a cargo del proyecto o vas a apoyar a algún colega. Obviamente deberás agregar los suministros específicos que usarás y que no están considerados en tu lista de costos básica: la impresión de la papelería, la producción de la foto; solo recuerda cotizarlo por separado resulta mucho más claro.

Conforme adquieres mayor experiencia, tu costo por hora va a subir, si cambias tu iMac de 21” por una MacPro, si tienes mejor equipo para fotografiar o te mudas a unas oficinas más grandes tu costo cambiará. Igual si contratas a un asistente o te apoyas de un diseñador junior, entonces también deberás hacer ajustes. Puedes después tener un costo por hora para ti y otro para tu diseñador y combinarlos.

Usualmente a tus clientes no les cobras por hora, sino por proyecto, pero tus costos vienen justificados en una base por hora, lo cual siempre resultará mucho más eficiente y ajustable en estos tiempos de cambio.

Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Escrito por Mario Balcazar

Diseñador gráfico con maestría en diseño editorial por la Universidad Anáhuac y con cursos de Publishing en Stanford. Actualmente dirige MBA Estudio de Diseño, dedicado al diseño editorial, identidad y publicitario, además de realizar scounting y contratación de talento de diseño para diferentes empresas. Es profesor en la Universidad Anáhuac y la UVM. Le gusta la caligrafía, tipografía, la música y la tecnología.

174 posts
  • Estoy totalmente de acuerdo. Es mucho más fácil de cobrar así. El problema es que, según la cultura, el cliente no siempre entiende que un diseño te tome días (cómo va a tardar tanto si son sólo unas líneas y unas formas que cualquiera puede hacer).

    El problema es que no nos acostumbramos a entender que existen “buenos clientes”, pero también existen “malos clientes”. La cuestión entonces genera un dilema:

    ¿Lo dejo ir o rebajo mi precio?

    Si se va, no conseguiré ese dinero que me hace falta.

    Si rebajo mi precio una vez, los nuevos clientes querrán hacer lo mismo hasta llevarme a regalar mi trabajo.

    Si le hago un buen trabajo, quizás se convierta en un cliente habitual y recupere lo perdido.

    Si lo dejo ir, otro le ofrecerá el mismo servicio por menor precio (guerrilla).

    ¿Ves? Poner precio es bien fácil. Pero casi nadie sabe cómo hacerlo al principio.

    Saludos desde Cuba
    http://www.johnnyinside.com

    • Mario Balcázar

      Una rebaja de precio siempre deberá estar justificada: menos tiempo de trabajo, menos sesiones de correcciones, menos propuestas y por ende, menos horas de trabajo.

  • Personalmente creo que cobrar por horas es la peor idea del mundo. Entre más experimentado seas, menos tiempo te vas a tardar en hacer algo. Por consiguiente estarías perdiendo dinero…

    Es cierto que se debe tener como referencia el valor hora como profesional, para que puedas saber cuales son tus rangos de tiempo/precio en cada proyecto.

    Pero se debe cobrar en base al valor que le aportas a tu cliente no en el tiempo que tardas para hacer el trabajo de tu cliente.

    Si tu cobras por un sitio web $10.000 porque te demoras 10 horas por ejemplo ($1000 la hora). Que pasa si con base en tu presupuesto precio=horas trabajadas. Tu cliente te pides que demores menos?

    Que pasa si durante el proyecto te surge un problema a ti (no algo ligado al cliente) y tardas más? Estas perdiendo dinero.

    Si por otro lado, cobras por el valor de tu trabajo la cosa es diferente. En ese caso, no importa cuanto te demores o como lo hagas lo que le importara a tu cliente es la solución verdadera que les estas ofreciendo.

    En mi caso, un sitio web no lo cobro por las horas/recursos que yo invierta. Lo cobro por los beneficios que le puede traer a mi cliente.

    Si el sitio web que le diseño le ayuda a conseguir el doble de clientes, comparado con su anterior sitio. A el no le va a importar cuanto tiempo me tarde en hacerlo.

    Los diseñadores y creativos en general deben dejar de pensar en cuanto me tardo en hacerlo para cobrarle eso… por eso es que siempre se quejan de que (otro cobra menos que yo). Porque siempre va existir alguien que cobre menos o lo haga más rápido.

    La idea es dejar de venderse como técnicos, que hacen un proyecto y se van.

    Un cliente no quiere un servicio, un cliente quiere una solución para su empresa/marca.

    • Shotgunster

      Entonces tienes mal planteado tu modo de cobro. Hay proyectos que en base a tu experiencia cobrarás por hora y otros que resulta mejor cobrarlos por… “proyecto” (valga la redundancia).

      Depende de ti como diseñador “experimentado” saber como cobrar cada cual.

      Y si bien hay cosas que con la experiencia te toman menos tiempo, hay otras que por la misma experiencia hacen que te vuelves màs metículoso e incluso te lleven más tiempo.

      A veces cuando vas empezando hay cosas a las que no les dedicas el tiempo requerido exacamente porque no dominas esa área y conforme le vas agarrando el ritmo te das cuenta de que muchas cosas llevan más tiempo del que les invertías antes.

      Te recomiendo leer el libro rojo del diseño, hablan muy detalladamente de todo esto.

  • the inquisitor

    Es una de las ¡PEORES! estupideces que he leído, así es como se echa a perder una profesión.

  • Drstudbaker Yonki

    Hola. No recomendaría el tratar de cotizar por hora, no por que la explicación que se haya dado sea o no mala, si no que, en una negociación seria, es un argumento muy fácil de refutar. Por que, al decir mi hora de trabajo cuesta “X cantidad”, tu cliente te puede refutar diciendo: “Entonces cuanto te descuento, cada vez que que distraigas o te levantes del escritorio, etc.