Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Este artículo tiene 51.123 vistas

Imprimir

Posted in:

¿Diseñaste un logotipo? Tienes que entregar al cliente estos 3 elementos

Si te encargaste de elaborar el diseño de un logotipo, hay tres elementos mínimos que debes darle a tu cliente en el momento de hacer tu entrega.Durante el proceso creativo de un logotipo o identidad visual para una marca, ya tuviste tiempo para definir, junto con tu cliente, las características del trabajo visual que has realizado.

Si ya estás por entregar el trabajo, eso significa que ya tuviste  varias reuniones con el cliente y seguramente ya quedó satisfecho con las pruebas que le has enviado.

Ahora te toca hacer la entrega del material (ya vienen en camino tus honorarios) y para hacerlo de la mejor manera, no te olvides de darle al cliente estos tres elementos:

1.- El resultado final en diferentes formatos
Debes hacer entrega del material en formato .JPG y .PNG, pero principalmente en archivos vectoriales para que el cliente pueda manipular la imagen a su conveniencia.

2.- Colores precisos
Indica por escrito el número de la paleta de colores con las debidas especificaciones. Igualar un color sólo con una muestra física o en pantalla resultará complicado y hará que no exista la debida uniformidad en la identidad visual de la firma.

3.- Tipografía
La letra que usaste en tu proceso creativo debe estar al alcance del cliente, sobre todo si utilizaste alguna fuente para la creación de eslóganes. Con ello garantizas también la unidad visual que tu cliente necesitará en posteriores etapas de posicionamiento de la marca.

shutterstock_91292300

Fuente E-Professionals

Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Escrito por Alejandro Rodríguez Durán

Comunicólogo egresado de la Facultad de Ciencias políticas y Sociales. Apasionado de la fotografía, el buen sazón y el canto.

4617 posts
  • Desde el punto de vista jurídico, la tipografía que acabas de comprar será utilizada por un tercero (el cliente), por tanto debería ser él quien corra con su adquisición.

    Esto del pago por un supuesto producto terminado es complejo. Por ejemplo, el cliente quiere un “logo” (él no sabe ni cómo llamarlo. Tampoco tiene por qué hacerlo) y tú le haces uno.

    Luego se expande su empresa y comienzan los problemas, porque el logo que diseñaste para una pequeña empresa local ahora no se puede registrar en otro país por ser parecido a uno existente. ¿Quién corre con los gastos de registro de marca?

    El cliente generalmente no quiere, o no ve la necesidad de pagar por esto, y se crea un pequeño conflicto que por tu bien, recomiendo incluyas en el contrato.