10 errores que no puedes permitirte como emprendedor creativo

0
107

Si bien la iniciativa suele ser una característica de creatividad visual, no todas la spersonas que se dedican al diseño u otra modalidad gráfica logran desarrollar las habilidades que todo emprendedor requiere para levantar proyectos.

Si quieres poseer algunas de las cualidades que debe tener cualquier emprendedor dentro del terreno de la creatividad visual, primero hay que tomar nota de aquello que no puedes cometer. A continuación enumeramos 10 de los errores más comunes.

1.- Mirar los errores de los demás más de lo debido
Nadie escarmienta en cabeza ajena, pero sí que es de utilidad observar el trabajo de tus colegas, distinguir las áreas de oportunidad que tienen y aprender a partir de ahí, pero no centres de más tu atención en ello y dedícate a tu propia labor.

2.- No admintir tus propias áreas de oportunidad
Si eres capaz de reconocer los errores de los demás, ¿por qué no te fijas en las debilidades propias? Saber en qué fallas es un síntoma de humildad, temple y es también tener la capacidad para corregir a tiempo los defectos que tu labor creativa y emprendedora pueden tener.

3.- No saber hacer equipo
Si bien el emprendedurismo centra muchas de sus baterías en proyectos personales y la decisión de alguien por hacer crecer un proyecto, lo cierto es que para lograrlo es importante contar con el trabajo e ideas de los demás. Se supone que el liderazgo será tuyo, pero ello no implica ni malos tratos ni una actitud débil hacia los demás.

4.- No saber desarrollar las ideas brillantes
No basta con las ideas, por más brillantes que estas sean, para levantar un proyecto. Estas deben desarrollarse con los procedimientos creativos correspondientes hasta convertirse em productos visuales dignos de venderse.

5.- Apostarlo todo a un riesgo latente
Todo emprendedor debe ser arrojado, pero no tonto. No puedes apostar todos tus recursos materiales y humanos a un solo proyecto, sobre todo cuando su éxito y futuro resultan inciertos. Siempre debes tener los pies plantados sobre el suelo.

6.- Depender de apoyos extras
Es claro que un proyecto, cuando inicia, podría contar con pocos recursos, pero no permitas que pasado el tiempo, tengas que seguir dependiendo de patrocinios o subvenciones, debes comenzar a generar recursos y procurar que estos crezcan gradualmente.

7.- Rodearse de un mal equipo de trabajo
No vas a ser dictatorial con tus decisiones, pero tampoco pudes permitir que las decisiones de los demás cambien por completo tus objetivos. Rodéate personas flexibles, de mente abierta, participativas y cero nocivas o conflictivas.

8.- No vender correctamente
Además de las cualidades naturales de convenicimiento que debes poseer, es necesario que sepas tasar tus tarifas de manera correcta, ni mucho más caro que los demás ni mucho más barato. de lo contrario no te tomarán en serio.

9.- No prever riesgos
Los riesgos siempre son latentes, necesitas hacer un nplan adecuado que permita proyectar tus posibilidades de éxito y contar con un plan de contingencia ante diversas eventualidades que puedan surgir.

10.- No dominar tus terrenos creativos
Si vas a ofrecer ciertos servicios y productos, debes concerlos a detalle, estar listo ante cualquier duda de tus clientes y saber resolver su necesidades o inquietudes. Debes, incluso, ser capaz de ejecutar las labores en caso de que algún colaborador tuyo no pueda hacerlo.