El mundo al revés: Logos y autos

0
42

Cada país tiene —aparte de historia y tradiciones—, elementos que lo posicionan en este mundo moderno gobernado por la economía y sistemas financieros, especialmente en industrias y actividades que encajan con sus principios, formas de vida y el papel que les toca jugar en este mundo globalizado.

Notas relacionadas
Menos libros, más textos
El diseño es todo ¡Todo!
Cuida tu tiempo, diseña mejor

JPN_151011_067-300

De ahí que mientras España repunta en la industria textil, Hong Kong lo hace en la bancaria, México en procesos y mano de obra y China en manufactura. En el mundo del diseño Italia sobresale en el diseño industrial, Inglaterra y Estados Unidos en gráfico y Francia en moda, otros más se van reconfigurado, tal y como si se tratara de una lista de popularidad, donde algunos suben y otros bajan posiciones.

Un par de países han mostrado también una tradición longeva y muy especial en las artes, el diseño y los procesos industriales, estoy hablando de Alemania y Japón. Mientras los sajones dan muestra de perfeccionamiento continua o en áreas como la impresión o tipografía, esta misma pasión y profesionalismo se demuestra en la industria automotriz. Japón por su parte, ha evolucionado su arte y diseño hasta adquirir una personalidad única y moderna a través de diseñadores como Ikko Tanaka o en industrias enteras como la del manga. Ambos han construido una cultura completa alrededor del diseño, protagonistas de la historia moderna de la humanidad.

Sin embargo, este año sufrieron reveses inimaginables, inconcebibles en un sistema que pareciera inmune ante desequilibrios tan modestos como un auto con la computadora alterada o un logo plagiado. Jamás hubiera pasado por mi mente que un país tuviera que dar marcha atrás con el diseño de una identidad para Juegos Olímpicos, mucho menos Japón. Hoy, al circular por los sus calles se puede percibir la expectativa que produce un evento de esa magnitud en una escala mucho menor a la de otras justas deportivas. De vez en vez, se ven por la calle letreros y anuncios aludiendo a este evento, utilizando el mismo logo que diseñaron como ciudad candidata (todas las ciudades aspirantes diseñan para poder participar en estas candidaturas. Una vez obtenida la sede se genera uno nuevo).

Japón anunció a mediados de año un logotipo —controvertido de por sí—, que tuvo que eliminar por un supuesto plagio de otro ya existente en Europa, y hoy, anda como hijo menor reciclando la ropa de sus hermanos mayores, que le queda bien, pero no causa la misma euforia que estrenar algo. Como daño más profundo, la imagen de un país que vive su honestidad y buen nombre todos los días en todos los aspectos de su cotidianeidad. Y mientras apenas comienzan los llamados para diseñar uno nuevo, el tiempo corre y las consecuencias de publicidad sin una identidad comenzarán a escribir un capítulo totalmente inédito en la economía mundial a partir del diseño.

En el otro ejemplo, el de los alemanes, podríamos haber pensado que la alteración de software en los motores hubiera venido de países con fama de corrupción o de manufacturas baratas. Nunca de Alemania, menos de empresas que llevan décadas produciendo autos como Volkswagen. ¿Quién más domina temas de movilidad y cuidado al medio ambiente que Alemania? ¿Cuántas marcas son tan conocidas globalmente, con una tradición y excelencia en diseño y manufactura como Volkswagen?

De igual forma, las consecuencias de haber mentido se verán reflejadas seguramente en los informes anuales, combinado con una baja en las ventas de sus automóviles en todo el mundo.

Sin duda alguna este año que termina nos deja noticias fuertes y sorpresas, pero pocas como estos casos, que sin duda alguna tendrán repercusiones que será muy interesante analizar en su momento. Un punto más para el diseño, que sigue en boca de todos.