15 Apps para diseñadores, parte II

0
32

México D.F.- Continuamos ennumerando aplicaciones para diseñadores, especialmente para aquellos que trabajan por su cuenta y sirven para tener tus procesos de trabajo eficientes y con el gasto mínimo de tiempo. La idea de este listado, no es colocar archivos con herramientas de diseño, sino más bien administrativas, de gestión y ayudas gráficas que te serán muy útiles. Ninguna sustituye a Photoshop, pero su uso te hará más eficiente. La semana pasada editamos las primeras cinco, hoy cinco más y la semana entrante las últimas cinco:

6 Bridge
La mayoría no conoce este programa que viene cargado como parte de Adobe Creative Suite. Bridge resulta muy conveniente al funcionar como interfase para ver los archivos guardados en tu disco duro. No sustituye al Finder, pero te permite la visualización de previos de documentos, especialmente los de Adobe —que como sabes en el Finder únicamente aparecen los íconos, más no su contenido—. Adicionalmente puedes renombrar grupos grandes de archivos a través de la herramienta Batch, buscar archivos a través de metadata y obtener información más relevante de cada uno, como perfiles de color o dimensiones en pulgadas o centímetros.

Lo bueno: Tiene funciones más avanzadas que el Finder del OS, compatible con los archivos de Adobe.
Lo malo: Podría tener funciones más interesantes como exportar directo a PDF sin necesidad de abrir el programa original.

7 Fontcase
Si eres coleccionista de fuentes y te gusta tenerlas bajo control, seguramente posees una gran cantidad de ellas el algún folder separado, sin que estén cargadas en el sistema. Cuando tienes más de 1,000, es imposible te las aprendas todas y a veces te gustaría poder visualizarlas rápidamente por su forma, más que por el nombre. Muchos conocemos la aplicación de FontBook que viene integrada en el sistema operativo y que permite cargar, activar y desactivar fuentes, así como poder los previos. Sin embargo, FontBook tiene la desventaja que solo se pueden visualizar las que están contenidas en las librerías de Fuentes. Cuando FontCase salió a la venta no lo pensé dos veces, se trata de una aplicación que busca en todo tu disco duro las fuentes que tengas archivadas —aún y cuando no estén cargadas—. Adicionalmente, con una interfase más parecida a iTunes, puedes crear librerías para tenerlas mejor catalogadas (por ejemplo, yo tengo en una librería las serif, en otras las sans serif de texto, en otras las caligráficas y así). Puede buscar en la metadata de la fuente y clasificarlas incluso por autor. Adicionalmente, si estás buscando la fuente para aplicarla a alguna palabra o frase en especial, puedes escribirla y la desplegará en la pantalla con la fuente seleccionada, aún y cuando no esté cargada en el sistema. Puedes visualizar en una ventana por separado todos los caracteres disponibles y en diferentes puntajes, para que puedas tener una valoración mucho más completa.

Lo bueno: Puedes visualizar fuentes, aún y cuando no estén cargadas en el sistema, crear tus propias librerías y visualizar la fuente con alguna palabra o frase en específico.
Lo malo: Es a veces un poco inestable.

8 FreeRuler
Bien sabes que una cosa es lo que ves en tu monitor y otra muy distinta lo que se imprime. De ahí que aprendimos a verlo como objetos separados. Sin embargo, la era digital cambia en muchos sentidos la forma en que intuimos la realidad, como cambiar de picas a pixeles. Hoy cualquier objeto visualizado en un monitor puede nunca salir del mundo de los pixeles, por ello, es imprescindible una herramienta que te permita hacer mediciones directamente en tu computadora. Existen muchas opciones, sin embargo FreeRuler, además de ser gratis, es muy versátil y fácil de utilizar. Puedes mover sus extermos para ajustar el tamaño y darte así la dimensión exacta de los objetos que tengas en cualquier programa.

Lo bueno: Fácil de usar y es gratis.
Lo malo: Nada, es tan sencilla que no requiere funciones extra.

 9 Dropbox
Yo era un fiel amante de iDisk de Apple: podías no solo archivar documentos en el servidor remoto, sino compartirlos fácilmente con los clientes a través de una liga que enviabas por correo electrónico. También podías tener sus archivos bajo control y subir y bajar a través de aplicaciones de FTP como Transmit, solo que un buen día Apple decidió que ya no funcionaría más y terminó cerrándola. Muchos diseñadores como yo, optamos por buscar sustitutos que fueran igual de ágiles y prácticos sin mucha suerte. Algunos podías compartir archivos pero no subir archivos indepedientes y otros eran excesivamente caros. Con todo ésto, Dropbox, fue ganando adeptos —como yo— hasta convertirse en una aplicación que funciona perfectamente para intercambiar archivos grandes de forma ágil con los clientes, sin necesidad de enviarnos correos (como WeTranfer). Puedes almacenar de forma gratuita hasta 3 GB a través de un folder que se instala directamente en tu usuario de la Mac y que puedes compartir, enviar la liga por correo o bien, el archivo completo cuando no sea muy pesado.

Lo bueno: Se pueden compartir carpetas enteras con clientes y proveedores, así como enviar ligas por correo para que las descarguen. Es gratis hasta 3GB.
Lo malo: Únicamente sincroniza en la nube los archivos que están en el folder de Dropbox, no es posible seleccionar varios folders para se sincronice.

 10 Synchronize X
Lo que muchos no entienden es que a nosotros los diseñadores, poco nos funcionan los servicios de nube para respaldar nuestros documentos importantes. Te dan 10 GB de almacenamiento, pero un solo documento de Illustrator o Photoshop se nos puede disparar hasta los 500 o mil MB. Por ello, debemos seguir recurriendo a los respaldos físicos para tener siempre una copia de seguridad. Yo por ejemplo, tengo Time Machine en mi oficina, pero a veces debo terminar el trabajo el casa, por ello, cuento con un respaldo adicional (que no es otro Time Machine, porque solo puedes tener uno por usuario). Para ello, recurro a un programa sincronizador de archivos que se llama Synchronize X, que me permite crear copias de seguridad e igualar el contenido de dos discos sin tener que estar verificando qué archivos han cambiado desde la última vez. Con este pequeño programa, puedo programar mis respaldos o seleccionar folders que no quiera copiar. De igual forma, si dos personas trabajamos en el mismo proyecto, podemos sincronizar folders para que siempre contemos con la misma información. Resulta una buena ayuda para quienes buscamos siempre tener nuestros archivos grandes bajo control.