20 casas que proponen peculiares modos de habitar [Parte 01/04]

0
108

1. Casa Gilardi de Luís Barragán

La Casa Gilardi de Luís Barragán es su última obra realizada. Se ubica en un terreno medianero en la Ciudad de México de 10×36. Allí, Barragán, arquitecto poseedor de una luz interior, refleja el trabajo la cultura de izquierda mexicana y su relación con pintores como Diego Rivera y Frida Kahlo.

Notas relacionadas:
Smart cities, la ciudad de la furia y Gustavo Cerati
Arte urbano: una forma alternativa de experimentar la ciudad
Diseño paramétrico: ¿realidad o utopía?

01

Se trata de una vivienda que se cierra a la calle y mira hacia adentro: la introspección se ordena a parir de un eje longitudinal. En este sentido, lo interno se encuentra intensamente cargado de poética a partir del juego sensitivo que la luz y el color, consideradas con una única cosa, generan en el espacio. Barragán se imagina desde un principio la cantidad y la forma en que ingresa la luz en los ambientes. Ejemplos de lo dicho son la luz amarilla que baña el corredor a través de las pequeñas aberturas verticales, programando una situación de tránsito y enmarcando al espejo de agua junto al comedor como un oasis para el reposo. Asimismo, el enorme árbol Jacarandá permanece visualmente florecido durante todo el año gracias al fondo rosado de la fachada trasera de la casa.

2. Casa del Puente de Amancio Williams

La Casa del Puente es una obra única de Amancio Williams, representante del período purista del Movimiento Moderno, que introdujo cambios revolucionarios en la forma de entender y hacer arquitectura en Argentina. Situada en una frondosa arboleda, posee una implantación excepcional a través de una construcción desarrollada con tecnologías de vanguardia para cubrir el Arroyo de las Chacras, a la manera de un puente.

02

Su fabulosa realización se debe, en entre otras cosas, a la replicación de la curvatura del arroyo en la construcción del puente. Sin embargo, es la poética y lo fantástico de la obra lo que la sustenta en tanto y en cuanto el arroyo nunca tuvo suficiente caudal como para justificar la construcción de la vivienda de tal modo. A través del aventanamiento corrido, Amancio Williams logra difuminar la relación interior-exterior, a partir del momento en que uno ingresa en la vivienda. En 1977, fue declarada en el concepto integral de su arquitectura y ambiente, como Monumento Histórico Artístico Nacional.

3. Casa das Canoas de Oscar Niemeyer

03

Como un claro tributo a la Casa Farnsworth de Mies, Niemeyer diseña en Canoas, Barra de Tijuca, en 1951 una vivienda que fusiona lo orgánico y lo minimalista con una pureza formal admirable. Sin dudas, es atrayente en esta casa aquella gran roca que traspasa la fachada y queda incrustada dentro de ella. Junto a la piscina se encuentran las esculturas realizadas por Alfredo Ceschiatti, amigo de Niemeyer; caracterizadas por las elegantes ondulaciones de los cuerpos femeninos que se adaptan al contexto de formas fluctuantes.

Asimismo, la adaptación a los niveles del terreno sin la necesidad de modificarlos, la incorporación de pilotis para sujetar el techo sinuoso y el uso de curvas como una forma de mimetizarse con la vegetación dan como resultado una residencia que es impregnada por lo natural. En otras palabras, la hipnotizante naturaleza de la región es el elemento que domina la visión del observador y se insinúa en todos los espacios de la vivienda. En este sentido, estando dentro uno percibe que se encuentra afuera, propiciando una habitabilidad armoniosa y confortable con el entorno.

4. Eames House de Charles y Ray Eames

Charles Eames, junto a su mujer Ray, han sido una referencia en el Diseño perteneciente al siglo XX. Si bien para cualquier diseñador es una referencia principal el estudio de sus objetos, lo que no es tan conocido son sus trabajos en el campo de la arquitectura, y entre ellas la principal obra es la Eames House. El sitio es una parcela plana que se une a un terreno inclinado, creando una gran diferencia de altura hacia el oeste.

04

La casa se encuentra situada en un terreno de tres acres en la cima de un acantilado de 150 metros que ofrece vistas al océano Pacífico. Esta casa es un ejemplo de vivienda modular de fácil fabricación y montaje que se complementa a través de materiales inorgánicos generando una interesante relación de la casa a la naturaleza.

5. Casa Gerassi de Paulo Mendes da Rocha

La Casa Gerassi, una vivienda construida con prefabricados de hormigón armado y pretensado, diseñada por Paulo Mendes da Rocha el año 1989, se destaca por una propuesta moderna debido a las soluciones tecnológicas que posee. El desarrollo de formas simples y líneas puras irradian calidad, durabilidad y rapidez así como la idea de un compromiso social constante en el uso del espacio, escala y materiales.

El equilibrio entre la definición estructural y la intervención del lugar es logrado a partir de una planta baja elevada al nivel superior y liberando de este modo el espacio terreo del solar para el jardín y la piscina, entre otras cosas.

05