20 casas que proponen peculiares modos de habitar [PARTE 04/04]

0
59

Esta es la última edición de casas que proponen peculiares modos de habitar. Ya hemos visto 15 casas en total, por lo que a continuación, te presentamos la cuarta parte con las cinco casas restantes de esta entrega:

Notas relacionadas:
20 casas que proponen peculiares modos de habitar [PARTE 03/04]
20 casas que proponen peculiares modos de habitar [PARTE 02/04]
20 casas que proponen peculiares modos de habitar [Parte 01/04]

16. Gropius House – Walter Gropius

Después de vivir como un refugiado durante tres años en la ciudad de Londres, a los 54 años, Walter Gropius emigra a Estados Unidos, siguiendo la senda de otros arquitectos alemanes tras estallar en Europa la II Guerra Mundial. Allí, se instala en una casa de campo en Lincoln, Massachussets, donde tiempo después consigue un terreno para construir su propia casa y primera obra en Estados Unidos.

01 (7)

Ubicada en la colina de una montaña, siendo protagonista la naturaleza que la rodea, la casa Gropius se hizo de acuerdo a los estándares que se plantearon en la Bauhaus pero en consonancia con algunas características de la arquitectura de Nueva Inglaterra. En palabras de Gropius, “el punto de partida es consecuencia del respeto a las condiciones regionales y no a preceptos internacionales”. Un estilo no importado de Europa, que renuncia a la imitación de estilos y se Contrapone al International Style.

Gropius también combina los materiales como ladrillos, lajas de piedra y tablillas de madera junto con nuevos materiales que se empleaban en Estados Unidos como el yeso, barandillas industriales, el nuevo bloque laminado de vidrio y las nuevas tecnologías en cuanto a instalaciones. La pared de vidrio permite la entrada de luz en el porche, garantizando la privacidad de la familia. El ladrillo de vidrio adorna toda la parte baja de la casa, así lo podemos comprobar por ejemplo en su salón donde la permeabilidad de sus paredes es casi completa.

17. Glass House – Philip Johnson

02 (5)

Philip Johnson diseña la Casa de cristal para su proyecto de tesis de la Universidad de Harvard. Siendo ésta la residencia del arquitecto desde su construcción hasta su muerte.
Philip Johnson, en un principio discípulo de Mies van der Rohe y posteriormente apóstata del mismo, comenzó a trabajar en 1949 en el proyecto de su propia casa en New Canaan, Connecticut, con estrechas reminiscencias a la Farnsworth House.

La Casa de cristal se ubica sobre terreno en el que los árboles son la única barrera – que hace las veces de muro de colindancia – que puede detener la visión de los visitantes a través de los muros de cristal. En consonancia con Mies, Philip Johnson busca llevar al extremo la desmaterialización de la arquitectura para generar la flexibilidad y transparencia del espacio interior-exterior pero, a diferencia de la Farnsworth, la Casa de cristal carece del asiento firme sobre tierra y hay un uso distinto de la simetría. En síntesis, ya no son los muros los que contienen un espacio interior, sino la propia vegetación existente en su emplazamiento,

18. Dymaxion House – Buckminster R. Fuller

En 1920 Fuller deseaba construir una vivienda autónoma unifamiliar sostenible, la máquina viviente del futuro. La palabra “Dymaxion”, que combina las palabras dinámico, máximo y tensión. La influencia del trabajo en la fábrica de aviones queda reflejada en la imaginación de Fuller al diseñar la Casa Wichita que se parece más a un vehículo que tuviera que desplazarse por el aire a gran velocidad que a un edificio.

03 (4)

La casa hexagonal de 100 metros cuadrados fue una estructura resistente a terremotos y a tormentas, a través del apoyo de un pilar central desde el que se suspenderían los cables, permitiendo que las paredes exteriores tengan carga, como un barco de vela donde la casa es la plataforma y el casco está suspendido de este mástil estructural único de aluminio. El primer prototipo fue montado en Rose Hill, Wichita, estado de Kansas, Estados Unidos, en los alrededores de la fábrica de aviones y aunque fue todo un éxito y se comenzaron a recibir encargos, la enorme inversión en máquinas, necesaria para su construcción, sumada a la insistencia de Fuller en que el modelo debía ser perfeccionado hizo que no se siguiera adelante.

19. Villa Mairea – Alvar Aalto

El proyecto, se realizó por solicitud de una pareja de empresarios de la madera, Harry y Maire Gullichsen, quienes desde el principio le solicitaron a Aalto fuera una estructura experimental. A lo largo de su carrera, Aalto fue siempre presentado internacionalmente como el “humanizador” y “naturalizador” de una arquitectura moderna fria y excesivamente racional, y las consecuencias radicales de su enfoque pictórico de las formas arquitectónicas sin embargo pasaron en gran parte inadvertidas. En la Villa Mairea es posible notar esta impronta puesto que la casa refleja este momento de inflexión., en la cual columnas de líneas elegantes chocan con la presencia de toscas escaleras de piedra, donde techos de hierba descansan en vigas de hormigón, troncos desnudos flotan sobre esbeltos postes de acero y tejas arregladas de manera paralela se alzan detrás de un revestimiento de teca.

04 (4)

20. Casa 4×4 I y II de Tadao Ando

La primer vivienda surgió a raíz de un concurso que organizó una revista y acercó al cliente con el famoso arquitecto Tadao Ando. Una vez finalizada la construcción, otro cliente solicitó a Ando una casa similar en un terreno vecino al anterior. Con este encargo, el arquitecto pudo completar su idea original de las dos viviendas. Cada unidad es un volumen de hormigón que funciona como un faro dominando la vista sobre el mar.

05 (3)

La vivienda es de dimensiones mínimas en planta, 4×4 metros aproximadamente, que se desarrolla en altura (subsuelo, planta baja y tres pisos altos). La segunda vivienda se diferencia de la primera esencialmente en la circulación vertical. Mientras en la primera se desarrolla por medio de una escalera, el anexo cuenta con ascensor. Otra diferencia es la materialidad: la vivienda original se construyó íntegramente en hormigón mientras que en la segunda se añadió la madera, a requerimiento del cliente. En cada planta se desarrolla una función distinta: depósito en subsuelo, ingreso y servicio en planta baja, dormitorio en primer piso, estudio en el segundo, cocina comedor y estar en la última planta. Los espacios están cerrados casi totalmente en tres de sus lados, mientras se abren en la cara hacia el mar. Tadao Ando explica: “Con estas dos construcciones que evocan una puerta abierta al mar, construidas con materiales opuestos como son el hormigón y la madera, mi intención es afianzar el vinculo entre la arquitectura y el paisaje”.