3 pequeños tips para balancear tu carrera como diseñador gráfico formal y freelance

0
20

Ser diseñador freelance y además trabajar para una empresa es posible, así lo han hecho algunos grandes diseñadores, sin embargo, lo difícil es encontrar el equilibrio entre los dos trabajos para quedar bien con ambos clientes sin morir en el intento.

Notas relacionadas:
Los mejores 5 lugares para trabajar como diseñador freelance
8 herramientas que te facilitarán la vida si eres un diseñador freelance
Cosas que se aprenden por las malas cuando eres un freelance

El reto de muchos diseñadores es combinar su trabajo diario en la agencia, oficina o despacho con algunos proyectos freelance. Por horas durante el día, los diseñadores gráficos trabajan en infografías, logos, ilustraciones y pinturas, pero pocas veces tienen tiempo de realizar otros trabajos. Por ello a continuación algunas claves para lograrlo.

1. Tomar un proyecto sólo cuando se cuente con el tiempo para dedicarle. Si se sabe que el trabajo en la oficina es muy demandante y es tan absorbente que no queda tiempo para nada es mejor de inicio no tomar ningún proyecto freelance. Es necesario ser honesto consigo mismo y con el cliente.

2. Disciplina ardua. Para trabajar en un proyecto extra se necesita de organización con los tiempos, se debe ser disciplinado al extremo con el objetivo de alcanzar las metas en el momento indicado. Seguro se sacrificarán algunas actividades, pero valdrá la pena al final al entregar el trabajo a tiempo, para ello se deben destinar de dos a tres horas diarias en el proyecto freelance.

 

freelance diseñador

3. Preservar el balance con la vida personal. Es complicado cuando se tienen dos trabajos, pero el secreto está en ser disciplinado y con ello dejar tiempo libre para descansar un fin de semana o para ver la televisión al final del día. Nunca se debe olvidar el tiempo para sí mismo, pues este sirve para recargar energía.

Al final del día, la mejor recompensa no es la económica, pues más allá de tener dos sueldos, se tiene la satisfacción de haber trabajado en distintos proyectos con éxito, lo cual también ayuda a tener experiencia y seguir creciendo en la carrera como diseñador al explorar diferentes estilos de trabajo.