5 claves para elegir la música en tu negocio como estrategia comercial

0
14

Cada día hay más interés en estudiar cómo es que la música influye en los lugares de trabajo, desde crear un clima laboral que incentive la productividad, hasta los efectos de persuasión para una compra en punto de venta. En ocasiones, esa música ambiental llega a convertirse en un signo de identidad de la marca y un elemento determinante en su estrategia comercial.

A la hora de implantar un ambiente musical en un establecimiento, existe la opción de usar plataformas de música de streaming como Spotify, iTunes, YouTube o poner música directamente de la radio o la pantalla. Otra opción es utilizar alternativas más personalizadas, de modo que la melodía no actúe solo como música de fondo, sino que ejerza su capacidad para impactar en los consumidores y sus decisiones de compra.

Expertos recomiendan hacer siempre un briefing de marca, en el que se tenga en cuenta variables como tipología de negocio, estrategia de marca, ubicación geográfica, target, tipo de experiencia que se quiere transmitir y horarios del establecimiento. El sector al que se dedique la actividad también puede determinar el estilo de música, al poseer unas características comunes, como actividades físicas, que requieren ritmos más dinámicos, o centros de relajación en los que, por el contrario, es preferible melodías más suaves.

Cada modelo de negocio necesita de un tipo de ambientación sonora, dependiendo también de si sus productos son de compra impulsiva (como en el caso de tiendas de ropa) o requiere mayor concentración y tiempo (como los productos tecnológicos). Con todo, las compañías dedicadas a la gestión musical coinciden en que es más determinante la marca que el sector, pues cada cliente es único y no se puede generalizar.

Por eso, dependiendo de los objetivos, la gestión musical puede limitarse a ofrecer un catálogo de canales y estilos para priorizar aquel que más le interese o ir más allá y aconsejar el canal más adecuado dependiendo de las variables que se deben tener en cuenta, incluso barajando otros aspectos particulares. También se puede crear un canal musical personalizado con un previo estudio de las condiciones y variantes contempladas.

 

Te damos 5 claves para la gestión musical en tu negocio

1. Mantén la melodía en segundo plano

Considera a la música como un potenciador del ambiente, no en el punto focal del humor que intentas crear en tus compradores. “Los clientes no deben prestar atención a la música”, dice Kurt Mortensen, un experto en psicología motivacional a Entrepreneur. “La música no debe ser muy fuerte, sino que ser solamente una presencia de la atmósfera”.

2. Busca un balance en el volumen

Mantén la música en tu negocio en el volumen adecuado, evita perder clientes porque está demasiado fuerte. Por ejemplo, algunas tiendas dirigidas a los adolescentes suben el volumen para atraer su atención, sin embargo la mayoría debe moderarse, en especial si el público es mayor de 25 años. La música suave puede facilitar crear un ambiente divertido y agradable que invita a la compra. Pero tampoco le bajes demasiado al volumen, debido a que la música ayuda a disminuir ruidos externos como las pláticas o el paso de los autos.

Una opción para sonorizar tu negocio son los productos Misik, marca líder en el mercado de la electrónica y que pone a tu alcance un amplio catálogo de artículos en equipos de sonido.

3. No te pongas muy animado

El ritmo importa tanto como el volumen. Cuanto más rápida es la melodía en una tienda, más gente se estresa, por ejemplo, de cuánto tiempo va a pasar en la fila. La música más lenta te ayudará a mantener calmada a la clientela y con ganas de pasar más tiempo en tu tienda. Si tienes un negocio de comida rápida es conveniente que la música también lo sea, así desocuparán antes los lugares.

4. Piensa en tu música de espera

Cuando pones a tus clientes en espera durante una llamada telefónica, lo último que quieres es que esperen en silencio o forzarlos a escuchar música desagradable. Adquiere un aparato que entregue este servicio y elige con cuidado qué melodía poner; sólo así lograrás que te esperen del otro lado del teléfono.

5. Haz que la música motive

Si tu meta es motivar y energizar a tus empleados, puede que obtengas mejores resultados si personalizas la música y la utilizas para reconocer los logros de tu personal. En algunas empresas, son los mismos empleados quienes eligen la lista de reproducción a partir de sus gustos personales y cuando alguien cierra una venta o sugiere una buena idea, se pone su canción favorita para que todos los demás la escuchen.