5 ejes que determinan la experiencia de usuario

0
912

Para que un portal de internet pueda lograr permanentemente su cometido (generar tráfico, obtener ventas a través de tiendas online o publicar contenidos de utilidad, entre otras funciones) es necesario realizar un constante análisis de los componentes de diseño que lo conforman y tomar en cuenta cinco ejes de la experiencias de usuario a partir de los cuales se pueden planear y conducir los ajustes que sean necesarios.

Experiencias emocionales
A través de los contenidos, alcances y posibilidades que se pueden desarrollar al interior de un sitio web es posible generar el interés y aportar elementos significativos para quien navega en dicha interfaz. La atención a las experiencias emocionales ha crecido considerablemente dada su eficacia para generar beneficios.

Experiencias sociales
Está comprobada la utilidad de la web para generar flujos de comunicación que propician los procesos de socialización de las personas, las redes sociales son un ejemplo de ello y actualmente todo portal de servicios integra espacios para la colocación de comentarios, chats para atención a clientes y otros desarrollos que propician experiencias sociales.

Experiencias congnitivas
Los blogs, los espacios de opinión, monografías, infografías, videos, podcast y otros documentos informativos que se pueden obtener o consultar en internet han logrado que este espacio se consolide como una fuente documental de primera mano. Se trata ya de la principal fuente de recursos cognitivos calificados.

Experiencias y estímulos
El diseño web contempla que las experiencias de usuario ofrezcan la mayor estimulación posible para quien visita determinada dirección de internet. color, imagen, tipografía y todo lo que relaciona a lo visual se complementa con los elementos técnicos de interacción que se desarrollan a la par de lo gráfico.

Experiencias culturales
Los procesos de socialización que se pueden generar gracias a las experiencias de usuario y dado que internet es una fuente de conocimiento y de contenidos multimedia muy vasta, el espacio informático se ha afianzado como un nicho de experiencias culturales al que cada vez una mayor número de personas tienen acceso.