5 extraños objetos que se convirtieron en tipografías

0
139

No cabe duda de que cuando la creatividad se hace presente, no hay quien la detenga, ya que lo visto a través de un ojo diseñador es muy diferente a lo que ve un no-diseñador. Los ejemplos que a continuación presentamos justifican claramente esta teoría, ya que estas tipografías fueron objeto de la máxima astucia de un diseñador y su mente retorcida para hacer de lo cotidiano algo extraordinario.

Notas relacionadas:
Ahora podrás convertir tu smartphone en una impresora instantánea
Pegar chicles en esculturas ya no se verá como un acto vandálico
Ilustración 3D es la técnica que supera el hiperrealismo

Estas cinco tipografías son parte de la magia de ser un diseñador y explotar a la máxima potencia la creatividad, ya que el hecho de cambiar una cosa extraña para moldearla como una letra, requiere de mucho ingenio. A continuación, estos cinco casos:

01. Huevos fritos

¿Alguna vez pensaron que los huevos fritos también se pueden convertir en un tipo de letra? Vladimir y Maxim Loginov sí. Estos diseñadores mientras desayunaban fueron dando fluidez alfabética a los a la clara.

huevos fritos

02. Piel humana

Entre cabellos, vellos púbicos, ojos, poros y arrugas, el diseñador gráfico y director de arte JC Debroize elaboró una tipografía entera de la A a la Z con textura de piel humana. No hubo sangre durante le proceso de creación.

piel

03. Edificios satelitales

El diseñador alemán Benedikt Groß y el geógrafo Joey Lee presenta ‘Aerial Bold‘, un tipo de letra compuesta por una colección de texturas y formas tanto naturales como urbanas que se encuentran a través de imágenes satelitales. Un proyecto increíble de creer y para ver.

aereo edificios

04. Barba real

‘Alphabeard beardface‘ es un proyecto de diseño tipográfico realizado por el artista con sede en la ciudad de Nueva York, Michael Allen, en la que se utiliza de forma creativa la barba para formar las letras del alfabeto.

barba

05. Pipí

El director de arte junior con sede en Nueva York Aravind Thirunavukarasu se inspiró en una de las necesidades fisiológicas del cuerpo para crear’El arte de la pipí”.