5 lecciones de diseño que se pueden aprender de los filmes de Wes Anderson

0
57

Considerado como el cineasta más meticuloso de los últimos tiempos gracias a su apreciación al detalle, su estilo visual y narrativo tan particular, Wes Anderson es hoy uno de los directores fílmicos referencia para muchos diseñadores por sus ricos trabajos de amor, comedia, fantasía y aventura.

Notas relacionadas:
Los afiches de las películas de Wes Anderson adquieren movimiento
La perfección geométrica de las películas de Wes Anderson
¿Qué pasaría si Wes Anderson realizara una película porno?

Entre los más destacado del trabajo de Anderson y que se refleja en todas sus películas, es el arte visual en general, desde la gama de colores seleccionados para los escenarios, la puesta en cámara en exteriores, el detalle agregado al vestuario y en los props utilizados por los personajes.

Desde la elaboración de maquetas cuidadosamente construidas, como la arquitectura en miniatura de The Grand Budapest Hotel , o la fotografía caprichosa y cursi para Moonrise Kingdom, este director es catalogado como un obsesivo, como todo artistas, pero cuya personalidad no decae en ningún momento.

Para los diseñadores y creativos, las películas de Wes son todo un placer a la vista, por tal razón aquí enumeramos cinco lecciones de diseño que se pueden aprender del proceso creativo de este director. Lecciones tanto para diseñadores gráficos, fotógrafos, diseñadores digitales, industriales, arquitectos y pintores.

01. La composición y la simetría son importantes

Cuando se dice que es un perfeccionista, aquí es cuando sale a relucir esa obsesión, ya que la característica visual más importante en una película de Wes Anderson es su simetría.
Los diseñadores de igual manera tienden a cuidar el equilibrio y la composición en general al construir un diseño al hacer uso de cuadrículas para lograr la perfección.

02. No perder la atención al detalle

Si hay algo en particular en el trabajo de Anderson, es el apego de personalidad que tiende dar a cada personaje a través de los detalles y en los espacios que los rodea. De hecho, artículos como libros, pins, bandas para el cabello y maletas se han convertido en iconos de la cultura pop.

03. Ser consistentes con la paleta de colores

Entre las cosas favoritas de los filmes de Wes es la gama de colores seleccionadas para dar vida a la obra entera. Los colores seleccionados por él suelen ser muy contratantes, uniformes, sin combinaciones o sin texturas, la textura la forma el mundo real. Para Moonrise Kingdom predominan los tonos ocres, en Vida acuática el rojo y el azul, mientras que en The Royal Tenenbaums predominan los claros en contraste con el rojo. Él sabe aprovechar los colores para trasmitir las emociones de sus personajes, lo mismo que un diseñador debe hacer.

9061851_orig

04. Concentrarse en contar una historia

Anderson es, sin duda, un narrador de historias al poner todo ese ingenio que lo caracteriza en conjugación con la impresionante imagen visual para contar historias no tradicionales. Aunque el director ha admitido que en sus películas, “realmente no tiene una parcela,” todas éstas cuentan una historia dentro de microcosmos perfectamente diseñados.

huffington-post

05. Investigar los contextos

Así como Anderson antes y después de escribir investiga las locaciones, tradiciones y cultura donde se presentará su historia, los diseñadores deben de investigar el mercado, sus gustos, zonas geográficas, entre otras cosas. Esto puede influir en el diseño final.

Captura de pantalla 2014-08-14 a la(s) 13.18.23