5 razones por las que ser un diseñador es cool 

0
119

Ser diseñador es increíble aunque, como todas las profesiones, tiene sus puntos negativos. Sin embargo, los positivos tienen un mayor peso, por ello, muchos estudiantes sueñan con algún día convertirse en un profesionista que exprese su creatividad al máximo en el mundo laboral y no se equivocan, pues el diseño es una de las carreras más cool.

Notas relacionadas:
6 razones para ser feliz si eres un diseñador
La “cajita feliz” de McDonalds es rediseñada de forma
¿Qué tan felices son los diseñadores y creativos?

Sin duda, el diseño gráfico es una de las carreras más demandadas, por ello las matriculas de las escuelas públicas se saturan, lo que representa una excelente área de oportunidad para las universidades privadas, las cuales tienen una amplia oferta académica. La razón por la que existe una inmensa demanda de estudiantes que quieren ser diseñadores en el futuro es la idea, no alejada de la realidad, de que estos profesionales ejercen un trabajo muy cool, aunque claro, no lejos de presiones de tiempo y de los clientes.

Existen distintas áreas en las que un diseñador puede desarrollar su carrera como el diseño editorial, el web, la ilustración, el gráfico, entre muchas otras áreas creativas, así que desde la diversidad empieza esta cualidad cool que lo distingue de otros profesionales.

A continuación 5 razones convincentes que demuestran que ser diseñador es incluso más cool de lo que parece.

1. Poder creativo

Aunque muchas profesiones como las ingenierías necesitan creatividad, nada como lo que se requiere en el mundo del diseño, en donde todos los días existen distintos proyectos que ponen a prueba la capacidad creadora y de innovación de los diseñadores.

2. Versatilidad

Una de las necesidades de los diseñadores es ser versátil, ya que los distintos proyectos de diferentes clientes exigen tener variedad de estilos, aunque claro, siempre existirá el sello característico del diseñador. Lo cool de ser versátil radica en que existe un aprendizaje constante en cada proyecto.

diseñadora

3. Libertad para trabajar

Los diseñadores en gran medida son freelance, así que eso les permite ser libres de sus horarios, además, no tienen que lidiar con jefes o compañeros de oficina, con lo cual evitan problemas y pueden centrarse en su proceso creativo. Además, pueden trabajar donde quieran, si un día así lo quieren pueden hacer de un parque su oficina móvil. Es realmente cool.

4. Aprendizaje continuo

Gracias a a tecnología hay un sinnúmero de tutoriales en internet que capacitan al diseñador sin tener que gastar un solo peso. De esta manera se puede acceder hasta documentales y videos en YouTube de cualquier parte del mundo.

5. Diversión

Trabajar como diseñador gráfico es divertido, puede haber muchas presiones de tiempo o de los clientes, pero hacer algo diferente todo los días mantiene activa la mente y evita el aburrimiento. Asimismo, trabajar con colores, formas y texturas siempre inspira y divierte en cierta medida.