6 Lecciones de negocios que podemos aprender del Mundial (Parte 2/2)

0
30

En la entrega pasado analizamos algunas lecciones de negocios que podemos aprender de la copa del Mundo. Aquí la segunda parte:

Notas relacionadas:
6 Lecciones de negocios que podemos aprender del Mundial (Parte 1/2)
3 cosas en las que debe invertir todo diseñador
Iniciando tu despacho 1/4: Evaluando si estás listo

holanda

4 Holanda: No quitar el dedo del renglón

Holanda es el eterno perdedor de las copas del mundo. Tres veces finalista y siempre como «un rival a vencer», pero que no logra levantar la copa. Mirar el mundo hacia abajo y no al revés es una buena clave para no caer en el derrotismo. Bien es cierto que mientras más alto se llega más estrepitosa es la caída, sin embargo, parece ser que después de llegar tantas veces podemos caer en un estado de ánimo negativo. Si lo sumamos a la presión que nos imponemos podemos llegar a construir una barrera tan alta que resulte imposible de sortear. Lo tenemos bien presente los mexicanos, que no logramos pasar del cuarto partido. Aún así, tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe.

Hay que saber deshacernos de todo el bagaje que nos rodea, porque muchas veces lo convertimos en una carga tan pesada que influye directamente en nuestras expectativas. Buscar llegar a terrenos de los que nunca hemos logrado pasar con una mente fresca y renovada es clave para buscar nuevas estrategias que nos permitan pasar ese punto.

belgica

5 Bélgica: El respeto toma tiempo

Bélgica llegó como un contrincante serio para competir, aún así, a nadie se le hizo una derrota que no lograran pasar de los cuartos de final. Decían: «es un equipo joven, que apenas está comenzando, seguramente oiremos de ellos en los próximos cuatro años».

La era moderna con todos los adelantos tecnológicos ha generado multimillonarios de la noche a la mañana, que sumado con el argumento de «tú puedes lograr lo que te propongas» nos crean una visión de que todos podemos ser como Mark Zuckerberg y ser los grandes emprendedores de la noche a la mañana.
Muchas veces nos perdemos que el camino más seguro para ganarse el respeto y hacerte de un nombre en la industria es el camino largo. Encontrar el atajo correcto es tan raro como ganarse la lotería y son una exclusiva minoría quienes lo logran.

Lo que perdemos de vista es que la gran mayoría de gente exitosa lo es con paciencia, disciplina y constancia. No es necesario encontrar la mina de oro en cinco minutos.

brasil

6 Brasil y FIFA: Nunca descuides tus relaciones públicas

Brasil enfrentó una gran crisis social por el descontento de los costos excesivos para organizar el Mundial, descuidando el aspecto social que también requiere de mucha atención. Otra gran crítica está en el uso que se le dará a los estadios. Tanto la presidenta de Brasil Dilma Rouseff como el secretario general de FIFA Joseph Blatter han reducido sus apariciones públicas al mínimo, para evitar las silbatinas y chiflidos que provocan. Hasta el día de hoy no hemos escuchado sobre ningún beneficio alterno. Yo me pregunto: ¿Estaría dispuesto FIFA a construir escuelas u hospitales en las sedes mundialistas? ¿Representarían una gran pérdida?

Hoy en día las grandes empresas basan gran parte de la construcción de su reputación en obras sociales. Todas tienen una fundación y otorga beneficios para incorporarse dentro de una cultura local: abrir una planta de producción en alguna ciudad se refuerza con la construcción de parques, escuelas o bibliotecas, precisamente para mostrar un compromiso que les permita agregarse a la cotidianidad.

Si una institución como FIFA es atacada constantemente por el lucro excesivo que genera el mundial y la forma de exprimir las finanzas de un país, haciéndola incluso realizar excenciones de impuestos, bien valdría la pena balancear ello con una fuerte labor social y una campaña de imagen, de lo cual no vimos nada (Porque si la hubo, nunca permeó a los medios de comunicación).

Tanto en la vida como en los negocios, la imagen que construyes alrededor de ti puede ser tan fuerte que opaque tus deficiencias. Piensa, ¿cómo habla la gente de ti? ¿Qué dice cuando sales en las pláticas?