6 razones para ser feliz si eres un diseñador

0
1093

Si empezaste la semana de una manera poco alegre o simplemente tienes un mal día, aquí te presentamos seis razones que mejorarán tu humor y te harán recordar que el ser un diseñador es motivo de sobra para estar siempre feliz y de buen ánimo.

Notas relacionadas:
Las 30 mejores universidades de diseño del mundo
10 razones para no salir con un diseñador
La pregunta existencial de todo diseñador gráfico

El embarcarse en una carrera de diseño es atravesar todo un viaje de ambiciones y expectativas, pero una vez que la monotonía se convierte en costumbre, en un estilo de vida y los plazos diarios se logran establecer, se es difícil de olvidar por qué se decidió ser uno.

Ser diseñador es una profesión llena de altos y bajos, como toda profesión tiene su lado bueno y malo, pero generalmente es una carrera donde se es feliz. Para recordar precisamente eso, aquí recopilamos seis razones por las que debes ser feliz siendo diseñador, no importa si eres un artista digital, un ilustrador o un diseñador industrial, basta con presentarte y decir “soy diseñador“.

01. Cada día es diferente

Una gran cantidad de puestos de trabajo son monótonos y hacen sentir que cada día es el mismo. En el diseño, no es así.

En general, cada día trae nuevos retos, problemas que resolver y proyectos para ser creativo, lo cual hace del trabajo algo llamativo, interesante y estimulante.

shutterstock_197903273

02. Te pagan por ser creativo

La razón más obvia para ser feliz si eres un diseñador es que te pagan por ser creativo. Aunque a veces el diseño es una disciplina procesal, siempre permite flexionar la creatividad en forma permanente, todos los días.

shutterstock_179433158

03. Se puede hacer una diferencia positiva en el mundo

El papel de un diseñador no tiene por qué ser puramente comercial. Las habilidades también pueden ser dirigidas hacia fines altruistas y con un impacto dramático en el mundo.

04. Se puede influir en el resultado final

Como diseñador se actúa como una interfaz entre una empresa y los clientes. Así que si se trabaja en un diseño para una revista, la elaboración de una página web o en el diseño industrial, se es la persona que controla la experiencia del usuario. Esto puede tener un efecto sustancial en el rendimiento de una empresa.

05. Se trabaja dentro un campo en constante cambio

Una de las mejores cosas sobre el mundo del diseño en general es que está en constante evolución y redefinición de sí mismo. No sólo la propia disciplina madura, también hay cambios en la aproximación estética y la moda a través del tiempo.

Esta reinvención de probar nuevas ideas constantes significa que los diseñadores son personas con cultura y en tendencia.

shutterstock_129753920

06. La inspiración está en todas partes

Quizás más que en cualquier otra profesión, los diseñadores pueden encontrar inspiración e ideas en su alrededor. Ya sea un paseo por el bosque o un viaje al supermercado, se puede encontrar en las formas, los colores, la tipo y las imágenes que se observen a dondequiera que se vaya.

Esta capacidad de experimentar el mundo y dibujarlo en el trabajo es extraordinariamente gratificante.

shutterstock_149310710

Extra:

Se tiene la oportunidad de ver como la gente interactúa con el trabajo propio

Como diseñador se llega a observar a las personas interactuando con el trabajo propio regularmente, ya sea en una app, un sitio web, una revista impresa o un logotipo puesto en una camiseta. Ver el trabajo en acción sobre una base diaria puede ser a la vez gratificante y motivador.