7 errores que no debes cometer al diseñar tarjetas de presentación

0
154

Diseñar tarjetas de presentación parece no ser cosa del otro mundo, sin embargo, si no se hacen adecuadamente, su utilidad será nula.

Notas relacionadas:

21 diseños de tarjetas de presentación para impactar
7 tips para diseñar tarjetas de presentación creativas
10 ejemplos de tarjetas de presentación creativas

A continuación enumeramos siete maneras en las que es mejor no confiar al momento de elaborar este tipo de trabajos visuales.

1.- Hacerlas con PowerPoint o Word
Existen programas específicos para hacer tarjetas de presentación con seriedad. Si las haces con programas muy básicos, tu trabajo parecerá el de un novato,

2. Atiborrar de información
No se trata de un folleto, sino de una tarjeta de presentación, si pones mucha información en ella, sólo generas ruido y puedes dar hasta un imagen sucia. La información que en ella se coloca debe ser breve y concisa: nombre, cargo -o profesión- datos de contacto y San Se Acabó.

3. Muchas tipografías distintas
A lo mucho utiliza dos fuentes con sus variaciones entre cursivas y negritas. El uso de muchas tipografías denota falta de experiencia y de conocimiento acerca de las capacidades y alcances que cada fuente tiene.

shutterstock_151361294

4. Usar plantillas prediseñadas
Si para eso eres diseñador, para que tú seas quien se encargue del diseño completo de las tarjetas. Demuestra tu originalidad al realizar productos exclusivos, cien por ciento hecho por ti.

5. Fondos estridentes
Procura usar fondos limpios que no distraigan la atención de lo esencial, que es identificar a la persona que porta la tarjeta.

6. Impresiones corrientes
No tendrá mucho sentido hacer un gran esfuerzo de diseño si la impresión es de mala calidad y denota inexperiencia.

7. Seguir demasiadas tendencias
Las modas vienen y también se irán. Si realizas tus tarjetas con demasiadas tendencias imperantes, en poco tiempo se verán obsoletas y tendrán que pasar por un nuevo proceso de diseño.

shutterstock_312507743

 

Fuente: Alto Nivel