9 grandes obras de arquitectura en Latinoamérica

0
19852

Biblioteca Central de la Ciudad Universitaria de la UNAM / Juan O’Gorman

Juan O’Gorman, arquitecto y pintor mexicano diseña la Biblioteca Central de la Ciudad Universitaria de la UNAM. O’Gorman tiene como premisa mostrar desarrollo moderno de un país. Se proyecta un edificio con planta baja libre, marcado por una geometría y racionalidad.

Notas relacionadas:
Transculturación: casos en la arquitectura argentina
5 edificios para revisitar el surgimiento de la Arquitectura moderna
Diseño paramétrico: ¿realidad o utopía?

01

Es su obra pictórica más celebrada mundialmente por su creatividad, técnica constructiva y dimensiones son los murales de cuatro mil metros cuadrados que recubren las cuatro caras del edificio, obra de Gustavo Saavedra y Juan Martínez. En definitiva, es un volumen con una impronta particular bajo la presencia de un revestimiento con alusiones al pasado indígena y mampuestos de piedras recogidas a lo largo de todo el territorio mexicano. Asimismo, estas fachadas ornamentadas hacen alusiones al pasado, presente y futuro.

Museo de San Pablo / Lina Bo Bardi

02

En el Museu do Sao Paulo (1968), la obra prima de Lina Bo Bardi, arquitecta moderna ítalo-brasileña, se observa una arquitectura signada por el brutalismo de Le Corbusier. Ella piensa en una arquitectura para el habitar, para el ser humano y toma al hormigón pretensado para dar grandes luces. De este modo, plantea un espacio en la planta baja libre para reunir personas: el museo no como un espacio cultural cerrado e inaccesible, sino un lugar más de la ciudad que enriquece la vía pública.

Catedral de Brasilia / Oscar Niemeyer

03

Oscar Niemeyer en Brasilia desarrolla un regionalismo con referencias al movimiento moderno pero toma como referencia a su paisaje dominado por los morros y la curva. En la Catedral de Brasilia (1970) propone una suerte de boomerang de hormigón para optimizar la economía de recursos con una gran presencia de la técnica y sistematización de elementos. También aparecen los azulejos azul cobalto heredados de la cultura portuguesa.

Casa Gilardi / Luis Barragán

04

Luis Barragán, arquitecto mexicano único de su nacionalidad en obtener el Premio Pritzker en 1980, desarrolla una arquitectura neo-tradicionalista. Siendo un gran conocedor de la historia pero con influencia moderna, realiza una arquitectura con cierta poética del espacio y toma elementos pictóricos del surrealismo y arte pop. Se caracteriza por el uso de los espejos de agua, una buena elección para el territorio cálido de México, y las formas simples que aluden a la geometría. En la Casa Gilardi (1975) conserva los árboles con un planteo longitudinal y un partido introspectivo, al diseñar una fachada cerrada. Experimenta con colores emblemáticos (cobalto, rojo, amarillo) de la cultura local y el manejo de la luz.

Iglesia del Cristo Obrero / Eladio Dieste.

05

Eladio Dieste, ingeniero uruguayo, en la Iglesia del Cristo Obrero también piensa en una arquitectura para la gente, como una forma de humanismo, usando recursos con los que contaba el lugar. El ladrillo, elemento simple y barato, pero revalorizado a partir de un profundo estudio técnico y morfológico, pensando en la mano de obra local le permite crear formas atractivas a partir de la plasticidad.

Museo Rufino Tamayo Arte Contemporáneo / Abraham Zabludovsky y Teodoro González

06

En el Museo Rufino Tamayo Arte Contemporáneo, Abraham Zabludovsky y Teodoro González de León construyen con hormigón amalgamado con ciertos mármoles que le dan una característica pétrea retomando el pasado precolombino. Por otro lado, en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) realizan una composición de grandes taludes que generan interesantes llenos y vacíos.

Biblioteca Parque España / Giancarlo Mazzanti

07

Giancarlo Mazzanti en la Biblioteca Parque España (2007), en Colombia, un país fragmentado, con conflictividad social, diseña bajo un entorno inmediato de viviendas de emergencia, implantadas de manera caótica. Es importante destacar la planificación por parte del Estado en ver en la arquitectura una posibilidad de enriquecer la calidad de vida de los habitantes. Mazzanti proyecta tres rocas habitables y visibles desde el valle como símbolo de ciudad amalgamadas por una explanada y espacio público que albergan tres programas distintos: biblioteca, centro comunitario y centro cultural. Construidas como cáscaras-membrana pero con centro nuclear de estructura de hormigón con tensores vinculantes son una intervención de primer nivel en el peor lugar. En síntesis, es una decisión política de envergadura puesto que intervenir con tal obra arquitectónica-urbanística en la parte más alta de un cerro es intervenir en la zona a la que no llega nadie. Asimismo, el teleférico es una gran inversión que permite una excelente comunicabilidad en la ciudad.

Biblioteca Virgilio Barco / Rogelio Salmona

08

Rogelio Salmoma, en Colombia, estudia exhaustivamente el ladrillo y diseña la Biblioteca Virgilio Barco. Plantea una estructura circular, creando rincones e integrándose a los cerros orientales de Bogotá. Asimismo, a partir de la construcción de tres pisos, permite la disposición de terrazas interconectadas con vistas panorámicas a la ciudad

Casa Poli / Pezo Von Ellrichshausen

09

En Chile, para la Casa Poli (2005), Pezo von Ellrichshausen realiza una experimentación con módulos de casas y distintos diseños. Con la premisa de una casa construible con bajos recursos, se diseña una casa para vivir y exponer, resultando un volumen de hormigón artesanal calado con aventanamientos, donde se hace uso de los encofrados para el revestimiento interior.