Arquitectura: 5 muros de odio -como el que pretende Trump- que han dañado al Mundo

0
7
Instagtram

El candidato del Partido Republicano a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump, realizó una visita relámpago a México y lejos de disculparse por las ofensas que ha conferido a sus habitantes a lo largo de muchos meses, refrendó -con el presiente mexicano Enrique Peña como testigo- su deseo de construir un muro que divida la frontera entre ambas naciones.

Tal desarrollo arquitectónico significaría una división física y devastadora para las relaciones entre los dos países, para sus economías, su flujo de comunicación y, sobre todo, para la relación directa que guardan tantos mexicanos avecindados en aquel país desde hace generaciones, con su tierra natal.

A lo largo de la historia de la humanidad, la construcción de muros ha significado la separación de las civilizaciones, su encapsulamiento y aislamiento que tiene como más grave consecuencia la ruptura de familias, la separación de amistades. En cuanto a las sociedades, estas suelen empobrecerse cultural y económicamente además de generar actitudes xenófobas que derivan en violencia odio y exterminio.

Los muros del odio, como el que quiere levantar Donald Trump -con cargo al dinero de los mexicanos- de ganar la próxima elección presidencial en los Estados Unidos, han dañado severamente a la humanidad y por ello resulta tan incomprensible que se pretendan seguir construyendo en nombre de la “seguridad”.

A continuación se enumeran cinco ejemplos de este tipo de arquitectura que han estremecido al mundo a lo largo de su historia.

1.- La Gran Muralla China
Es quizás el más célebre ejemplo de un muro fronterizo del que se tenga memoria. Fue construida en el siglo V antes de Cristo y su impresionante extensión superó los 21 mil kilómetros. Se construyó para dividir el Imperio chino de los territorios invasores de Mongolia y Manchuria. Su construcción significó la muerte de alrededor de diez millones de personas ante lo complejo de su levantamiento y provocó que durante siglos la civilización china se mantuviera aislada del resto del mundo.

Instagram
Instagram

2.- El Muro de Berlín
Tras la derrota alemana en la Segunda Guerra Mundial, el territorio alemán fue dividido en una parte soviética y otra capitalista. Fue como repartirse un botín de guerra y su construcción, en 1961, derivó en lo se conocería a la postre como Guerra Fría entre los regímenes soviético y norteamericano. La ciudad de Berlín se vio separada desde entonces y hasta 1989 por este muro de seguridad que tuvo repercusiones directas para las familias, la cultura y la economía de Alemania.

MURO DE BERLIN
Instagram

3.- Las favelas de Río de Janiero
Los casos de marginación y las diferencias abismales en la economía y sociedad brasileña se pusieron en relieve durante la pasada celebración de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, donde las favelas -barrios empobrecidos y focos de delincuencia y desigualdad- coexisten con los adinerados barrios de las famosas playas de la ciudad sólo divididos por muros que, lejos de ofrecer seguridad, terminan por dividir más a esta compleja sociedad.

Instagram
Instagram

4.- España – Marruecos
Las zonas españolas de Ceuta y Melilla se localizan en la  costa marroquí y están protegidas por grandes vallas imposibles o muy difíciles de cruzar. La migración de África a Europa suele intentarse por aquí, con resultados trágicos en muchos casos.

Instagram
Instagram

5.- Los muros de Guantánamo
Dentro del territorio cubano el gobierno de los Estados UNidos construyó una base militar protegida por un muro infranqueable al que han tratado de violar muchos cubanos opositores al régimen que predomina en la isla. Si bien se han suavizado las relaciones entre ambas naciones, por décadas pisar territorio norteamericano significaba para cualquier cubano obtener de inmediato la ciudadanía yanqui.

Instagtram
Instagram

 

Lejos de brindar seguridad, la construcción de estos muros representó un alto costo social y la división de las personas. Aún así, Donald Trump pisó este día territorio mexicano, se sentó con el mandatario Peña Nieto y posteriormente refrendó -con Peñita al lado- su deseo de levantar ese muro. Enrique ni inmutó… ¿Será que ya está pensando en que algún constructor amigo suyo sea quien se encargue de tan enloquecida obra arquitectónica?