Cassandre mi amigo

0
384

Cuando uno habla de sana envidia, quizá en Adolphe Jean-Marie Mouron conjuga el aspecto más cercano que un diseñador podría expresar del trabajo de este artista.

De origen Ucraniano nacido en 1901 este maestro del afiche del siglo pasado marcó un estilo tan fuerte e importante que hoy su huella sigue viva en muchos de los trabajos de estilo vectorial.

En sus carteles se refleja la simpatía del artista hacia el cubismo, si bien el siempre negó pertenecer a este movimiento, definió el estilo de sus posters como “geométrico“.
Entre sus ideas afirmaba que -“El dibujante de posters debería siempre empezar a trabajar con el texto y darle, si es posible, una posición central. El artista debería basar el dibujo en la composición y no al contrario…“-

Notas relacionadas:
¡¡¡DETENGAN ESE RELOJ!!!
PENCIL2.0, UN APP EN CONSTANTE EVOLUCIÓN
LA MIRADA DEL DISEÑADOR, CLAVES PARA CONSTRUIR UNA VISIÓN DIFERENTE

Su obra es muy extensa fuera del afiche, también se encuentran diseños de fuentes tipográficas, marcas y trabajos escenográficos para obras teatrales.
Cassandre seudónimo con el que firmaba sus trabajos murió en junio de 1968.
Si te interesó lo poco que se expresó de él te recomiendo que visites http://www.cassandre.fr/ y veas su gran obra e historia.

Cassandre_0nuestro_Amigo

Cassan9dre_nuestro_Amigo

Cass8andre_nuestro_Amigo

Cassandre_nuestro_Amigo

Claves al son de la poesía y la geometría

La idea de estas líneas es usar de excusa a este gran diseñador para entender mucho de lo que hoy se está generando en trabajos de diseño que aplican el uso exclusivamente vectorial.
La gran capacidad en el manejo de imágenes de alto impacto y volumen de este artista geométrico me llevó a querer escribir con cierto espíritu de homenaje y agradecimiento por el camino tan bien expresado.

El común denominador de su obra es la centralidad de lo importante, la limpieza y el valor de la tipografía dentro del todo.
Su lenguaje de humor visual está siempre presente con pinceladas de ironía y picardía que le dan a sus producciones la originalidad que sólo el genio sabe exponer con tanta naturalidad.

Nosotros que estamos ya acostumbrados a todos los beneficios y sobre todo a la practicidad que los programas de diseño vectoriales nos ofrecen, al ver estos diseños, podremos descubrir asombrados lo cercano de posibilidades técnicas que estamos con este estilo.

Sutiles sombras en planos de colores dan el relieve necesario para sobre valorizar el volumen de inmediato.
La composición tipográfica junto a las imágenes conjugadas en un diálogo de gran riqueza visual son un fuerte en sus producciones, que elevan la intelectualidad de quienes la leen.

Ver, analizar y entender

Tener bien presentes todos estos aspectos distintivos de su obra serán de gran ayuda a la hora de ponernos frente a un nuevo desafío, no estoy planteando imitarlo o copiar sino por el contrario analizar su postura frente al valor de la idea, su exquisito manejo morfológico y el gran aporte intelectual que se encuentra en los diferentes carteles.

Traigo este nombre a este espacio ya que entiendo que muchos jóvenes lo descubrirán hoy por primera vez y verán que lo que hasta hoy era original alguien allá lejos y hace tiempo también lo había desarrollado.
Eso no quita ni desmerece lo hecho hoy, pero es muy importante saber el valor sobre que base estamos construyendo nuestro camino.
Desentrañar y descubrir a estos grandes nombres son de un gran aporte al conocimiento en pos de la formación profesional que no podemos ignorar.

En mis inicios tuve la oportunidad de ver una muestra en mi país, Argentina, de litografías y afiches originales de Cassandre que no olvidaré jamás.

Debo agradecer la generosidad de ustedes por permitirme dejar escribir sobre mi amigo Cassandre a quien nunca conocí ya que el murió pocos días antes de mi nacimiento. Él me atrajo con su propuesta y en un diálogo visual nos fuimos conociendo, entendiendo y admirando. Sus trabajos no son simplemente obras planas de una sola dirección, por el contrario, son verdaderos cuentos visuales que se arrodillan respetuosamente ante el observador para entablar una conversación.

Cada cartel es una nueva experiencia, o mejor dicho, una nueva batalla que librar y ganar.