Charles y Ray Eames: diseñadores de la vida moderna

0
8

eames1

En 1940 el Museo de Arte Moderno de Nueva York lanzó un concurso para diseñar una silla. El ganador fue un joven norteamericano del estado de Missouri que creó una silla de plástico moldeado: Charles Eames. La silla fue un fracaso, especialmente porque no era posible producirla en serie.

Años más tarde, ya casado con su inseparable socia Ray, esencialmente una pintora y artista, decidió no darse con vencido. Aprendiendo de sus propios errores —una de las doctrinas que los Eames aplicarían como recurso creativo y de aprendizaje— decidieron crear una silla que no solo fuera posible en cuanto a producción, sino que además resultara cómoda y a un precio razonable. Decenas de personas desfilaron por su estudio en la playa de Venice, en California, de todas las estaturas, complexiones y tamaños para encontrar las dimensiones ideales y poder traducirlas en comodidad y ergonomía.

eames2

El resultado fue una silla de madera contrachapeada que hoy conocemos como la Eames Moldeada Lounge Plywood y que el periódico New York Times la reconoció como «El más grande diseño del siglo XX», perfecta para los baby boomers que se casaban, pero no querían tener los mismos muebles que sus padres. El principio de una era que inundaría no solo las casas, sino llegaría a las oficinas en la post era de las Guerras Mundiales. Para ello, Charles y Ray se conformaban como una pareja perfectamente complementada, con las ideas visionarias de Charles y la objetividad, practicidad, aplicación y la estética perfecta que le daba Ray, como la capacidad de darle el toque comercial a todos los productos que crearon. Su equipo cercano era muy pequeño, conformado por personajes que lograban aportar desde su trinchera los elementos necesarios para complementar el trabajo: Jeannine Oppewall, Gordon Ashby, John Neuhart y la afamada Deborah Sussman.

Además fungieron como diseñadores de la recién reconfigurada firma Herman Miller, que se adentraba a crear ya no solo muebles para el hogar sino a amueblar las oficinas con un ambiente moderno y práctico, estilo que podemos ver reflejado perfectamente en la agencia Sterling Cooper de la serie Mad Men, ubicada en las décadas de los sesentas y setentas. En una relación de ganar-ganar, los Eames desarrollaron una serie de objetos como escritorios, taburetes y más sillas, como la de plástico moldeado que hoy vemos en todos los comedores y lugares públicos modernos, la Silla Lounge y Taburete, una verdadera pieza de arte que alguna vez un empleado de Design Within Reach la describió como el Rolls Royce de los sillones.

eames3

Pero los Eames no solo se dedicaron a fabricar muebles, su instinto creativo los llevó a explorar otros ámbitos como el cine, la arquitectura, el arte, el diseño gráfico y textil, valiéndose de tecnologías de punta como los satélites o las recién inventadas computadoras en IBM.

Sin duda alguna, la pareja Eames resulta uno de los genios creativos más importantes del siglo XX, plasmando formas de pensamiento, de manufactura, de creatividad y trabajo en equipo —aunque muchas veces fueron cuestionados por llevar en el apellido Eames el crédito de todo su equipo de trabajo, dejando fuera a los demás—.

eames4

En 1977 recibieron la Medalla AIGA, reconociendo su trayectoria y aportación a un estilo de vida que hoy parece renacer en las oficinas, en los lugares públicos, aeropuertos, restaurantes y en las casas con sus piezas y reproducciones por doquier. Al año siguiente fallecería Charles. Ray dirigiría el negocio los siguientes años, falleciendo en 1988.

El diseño estilo Eames, permanece gracias a los principios de vanguardia, fabricación, ergonomía y practicidad, combinados con un sentido estético retro que encaja a la perfección en estos tiempos modernos.

Imágenes:
hermanmiller.com
eamesoffice.com
Eames: The Architect and The Painter Documentary