Cinco formas de reinventar tu portafolio digital

0
67

Hace unos años lo que estaba de moda era presentar los trabajos sobre un lienzo blanco con algunas palabras escritas con Helvetica alineadas en base a una retícula. Y es cierto, la tendencia en estilo atrae. Sin embargo, después de un tiempo, todos los portafolios lucen similar. Si consideras que tu portafolio luce vacío, sin vida u obsoleto, es tiempo de renovarlo.

Notas relacionadas:
4 formas innovadoras de networking para creativos
Las grandes marcas se construyen paso a paso
5 secretos para lograr un portafolio de diseño gráfico exitoso

Aquí te damos cinco ideas para darle un giro interesante a la presentación de tus proyectos.

1. Enorgullécete de tu identidad como diseñador.

Si no tienes una identidad gráfica como diseñador, haz una introspección entre los proyectos que has desarrollado. Encontrarás que hay ciertos aspectos o detalles que te caracterizan como el uso de ciertos colores o formas. Haz una selección de ellos y trabaja en ellos hasta lograr un resultado homogéneo que te permita crear un sello personal inconfundible. Tu creatividad te irá guiando hasta lograr el resultado que deseas.

2. Un proyecto, diferentes presentaciones y formatos.

Complementa tu proyecto con diferentes formas de resaltar cada una de sus cualidades. ¿Por qué presentar el diseño de un sitio web dentro de un monitor cuando puedes aprovechar más espacio y destacar algunos detalles de la interfaz usando una lupa? Aún mejor, ¿por qué no presentar la interacción completa en un video? La imaginación no conoce límites, todo depende del formato con que se trabaje.

3. Presenta casos de éxito, no sólo diseños aislados.

Nos fascinan las historias. Estoy seguro que todos tus proyectos tienen una historia de éxito interesante que debe ser contada, incluso si es un proyecto escolar. Muestra datos crudos, evidencias, huellas, pistas sobre el desarrollo el proyecto que ayuden a resolver algunas preguntas como las siguientes: ¿Cual era la situación del cliente? ¿Qué problema o necesidad buscaba resolver el cliente? ¿De dónde surge el nombre del proyecto? ¿Cómo llegaste a esa idea? ¿Cuántos bocetos desarrollaste? ¿Cuál fue la reacción de tu cliente? ¿El proyecto marcó un cambio social o económico importante? Eso sí, sé conciso y directo.

4. Fotografía a tu proyecto como a una superestrella.

Dejemos que nuestros proyectos sean los verdaderos protagonistas. Convierte la presentación de tu proyecto en el resultado de una sesión fotográfica increíble. Si conoces de fotografía profesional, toma las mejores muestras impresas de tu proyecto, ordénalas de una forma interesante, rodéalas de objetos relacionados con el tema y captura su majestuosidad. El impacto será muy interesante, jamás olvidarán tu portafolio.

5. ¡No tires tus bocetos!

Las nuevas tecnologías no están en contra de entregar un resultado orgánico y lleno de vida gracias a los bocetos: Son parte indispensable de tu proyecto por que muestran la concepción y desarrollo de tu trabajo como diseñador, así como la alta calidad que ofreces como valor agregado. Muchos diseñadores han dejado de basarse en el dibujo como punto de partida para materializar sus ideas y es una lástima porque además, no se está documentando la creación como parte de la trayectoria de un profesional de la gráfica. No somos artistas, pero hemos visto en sitios como Behance que algunos diseñadores llegan a un nivel artístico increíble con su trabajo.