Cómo irritar a un diseñador gráfico: 10 formas de volverlo loco

0
49

¿Eres un cliente potencial y jamás has trabajado con un diseñador? Entonces debes saber cuáles son las 10 formas de irritar verdaderamente a un profesional de esta área y por su puesto evitar a toda costa hacerlo.

Notas relacionadas
Agencias crean una guía de diseño para Nueva York
La Bienal de la Habana, el pretexto para la llegada de Louis Vuitton a Cuba
Los 5 retos del diseño para buenas causas


El sitio británico Print-Print publicó una infografía que habla sobre las 10 formas de hacer enojar realmente a un diseñador.

1. Diles trabaja gratis y “es bueno para tu portafolio”.
Los ojos de un diseñador brillarán cuando encuentran un trabajo que realmente les aportará algo a su portafolio, pero ellos tienen que sobrevivir, las cuentas no se pagan solas. Evita decirles que trabajen gratis.

2. No los compares con otros diseñadores.
¿Te gusta que te comparen con otro? Entonces evita a hacer eso a un diseñador, menos que has encontrado a alguien que hace el trabajo por menos dinero. La calidad cuesta y si buscas mediocridad, entonces no vayas con un diseñador gráfico.

3. No regatees
Nunca regates. El trabajo de los diseñadores no es cualquier cosa, tiene un precio.

4. Pedirles editar un trabajo ya hecho
Asegúrate de enviar trabajos para editar que sean originales y con layers editables. En otras palabras, los PDFs en pocas ocasiones se pueden modificar. Los .JPG y .PNG nunca.

5. Enviar imágenes en baja resolución o de MS Word
Nunca, jamás en la vida se te ocurra enviarle a un diseñador gráfico archivos de imágenes en baja resolución (72dpi) o tomadas de MS Word.

6. Pedir retroalimentación de no-expertos
¿Quién es el experto? ¿Tu vecino que es abogado o el diseñador? Si quieres conocer una opinión, hazlo con un experto, no con cualquier persona.

7. Decir “haz el logo más grande”
Los diseñadores gráficos odian escuchar “haz el logo más grande”. No es buena idea.

8. Revisiones interminables
La vida es corta. Intenta no hacer muchos cambios a tu proyecto, el tiempo del diseñador también es oro.

9. Revisiones ilimitadas
Es en serio, el diseñador tiene más proyectos y no pueden hacerse revisiones inesperadas e ilimitadas.

10. Brief sin rumbo
Sé claro con lo que quieres de tu proyecto, la comunicación con tu diseñador debe ser lo más clara posible, no es adivino, es diseñador y él te ayudará a resolver problemas.

annoy