Cómo pedir retroalimentación para tu diseño

0
78

Por que un “se ve bien” o “se ve bonito” no es suficiente, el experto en diseño Neal O’ Grady publicó una serie de consejos para pedir una retroalimentación sobre tus proyectos de diseño que realmente sean mas ricas.

Notas relacionadas
Rivalidad tecnológica: los logos de Apple y Microsoft
Selfie, comida china y una mujer embaraza entre los nuevos Emojis
Elizabeth Vera, apuesta mexicana del diseño vintage


Los comentarios tímidos de los colegas para o herir sentimientos no sirven de nada, por ello muchos diseñadores optan por no pedir una retroalimentación, pero ¡es vital! Por ello existen maneras de pedir información y conseguir una opinión constructiva.

La retroalimentación es importante sin importar que tan experto sea un diseñador. Sin comentarios de otras personas, no se puede estar seguro de que el trabajo será apreciado y entendido por cualquier persona que no seas tu.

La retroalimentación permite enriquecer tu trabajo, pues ayuda a saber si es agradable a la vista y las intenciones del diseñador son claras.

Para conseguir una retroalimentación se debe crear un ambiente cómodo para pedirla, es decir, sin estrés y ansiedad para pensar clara y críticamente.

Primero, se debe pedir con anticipación y que realmente le dedique un tiempo para que no sea una retroalimentación apresurada y superficial. Además, debes decirle a la persona exactamente lo que estás buscas de ellos y así respondan con comentarios adecuados, es decir, los diseños pueden ser criticado en una docena de factores, y la mayoría de las personas no tienen la experiencia para diferenciar uno de los factores.

feedback

Darles un prototipo de trabajo en lugar de una maqueta puede ser útil. También puedes hacer preguntas específicas, no hacer preguntas muy abiertas, de tal forma que las personas consultadas puedan dar más detalles, incluso la persona se sentirá con más confianza.

Por otra parte, debes aprender a recibir la información, es decir, perfecciona tu capacidad de recibir críticas constructivas amablemente. Con una sonrisa sincera. En lugar de sentirse insultado o avergonzado, ser agradecidos que descubrieron y llamaron su atención a estas fallas. Puede ser difícil, pero con el tiempo se aprende.