¿Crisis financiera personal? Eres creativo resuélvela con estos 5 tips

0
27

La crisis económica es un fenómeno que atañe a todos y su solución, si bien está principalmente en manos de los gobiernos y los indicadores macroeconómicos, también depende de ti, de tu inteligencia y creatividad… al menos en tu ámbito personal.

Como creativo de la imagen eres una persona capaz de resolver problemáticas y anticiparte a tu propia crisis financiera, con las siguientes cinco reflexiones podrás lograrlo más fácilmente.

1.- El dinero cada vez alcanza menos
Sí, pero como individuos expuestos a las recurrentes crisis (¿o ya se te olvidó que desde que naciste el tema económico es algo de lo que se habla?). Si ya lo sabes, debes entender que en lo que a ti respecta, necesitas una actitud cautelosa.

2.- Hay que tener autocontrol
Para evitar tu propia crisis económica personal, lo necesario es evitar la compulsión y tener autocontrol, tener noción de cuánto dinero entra, cuánto sale y en qué días del mes. Tal vez sea necesario también agregar que los gastos necesitan ser congruentes con lo que ganas y, evidentemente, menores.

3.- ¿No basta con una tarjeta de crédito?
Los créditos son un instrumento financiero que funciona si lo sabes utilizar. Debes saber que no es dinero líquido, sino recursos que en algún momento tendrás que pagar. Y si no lo pagas pronto, los intereses harán crecer la deuda. No te llenes de tarjetas, aprende a utilizar un crédito primero.

4.- Piensa en tus finanzas a futuro
Imagina que tu sueño está en ser emprendedor, además del desarrollo de tu proyecto creativo necesitarás contar con recursos. Tómalo en cuenta para hacer ahorros pero también para contar con un historial crediticio limpio que puede ayudarte a obtener recursos.

5.- Sé ordenado
En esta vida muchas cosas se relacionan con la demás de maneras que no son notorias, y el orden es regidor de muchas de las acciones y actitudes saludables. Ten actitudes mesuradas, haz ejercicios, come ordenadamente… verás que todo eso te llevará a combatir la compulsión y las ganas de gastar dinero de un modo desmesurado.