Currículum vítae: 5 aspectos para optimizar su diseño

0
22

Para apuntalar las posibilidades y alcances que un creativo visual puede tener en lo laboral, el currículum vítae es esencial, se trata de un objeto de diseño que para su elaboración necesita los cinco elementos que vamos a recordarte a continuación.

1. Menos es más
Un currículum vitae sobre cargado puede resultar contraproducente y aturdir visualmente. Un buen diseño será claro y atractivo; la intención no es atiborrar de diseño y confundir al empleador, al contrario, es recomendable utilizar sólo algunos elementos que le den personalidad a tu CV.

2. Colores
No excedas la combinación de colores. Algunos diseñadores emplean color negro en todo el texto referente a la educación y a la experiencia laboral, y añaden sólo un elemento colorido, como una gráfica o tabla de barras que represente sus intereses y habilidades. Es una manera de sintetizar la información y a la vez de acentuarla con un buen diseño y manejo de colores.

3. Tipografía
La tipografía del CV de un diseñador es muy importante. Lo que recomendable es no usar más de tres tipos ni más de tres tamaños, pues puede resultar difícil de leer. La mejor opción es jugar con las letras en negritas para resaltar palabras que sean de la misma tipografía.

4. Formas
Para darle un toque más creativo a un currículum vitae, se pueden emplear diseños de formas originales, como gráficas que representen de manera resumida los datos más importantes, y en las acotaciones se ahonda un poco más y se brinda información más detallada. En este tipo de diseños se emplean colores vivos, pues las formas son la base de la información del CV.

5. Iconos
El uso de iconos que sustituyan palabras es una excelente manera de resumir la información y de facilitar la lectura del currículum, además de que resaltan de entre el texto y llaman la atención visual. Algunos iconos son por ejemplo, un sobre para poner el correo electrónico, la imagen de un teléfono, o los logotipos de los programas que manejes.

First Personal Resume, por  Tamas Zelizi