Desde los ojos de un diseñador

0
15

México D.F.- El diseño es una necesidad en el día a día del ser humano, sin embargo actualmente la sociedad no le toma la importancia que tiene, ya que malbaratan el trabajo de los diseñadores, en entrevista exclusiva para Paredro el diseñador mexicano Oscar David Godinez, egresado de la Universidad Iberoamericana Puebla, nos brinda su perspectiva ante los gajes de esta profesión.

¿Qué es lo más importante en la práctica del diseño?

Lo más importante que yo considero es el mensaje que se quiera transmitir, ya que por medio de todos los elementos con los que contamos necesitamos transmitir una idea que puede ser bien o mal lograda pero es parte de la cultura diaria.

¿Cuáles son los elementos con los que cuenta un diseñador?

Pues el color, la forma, la unidad, el ritmo, la armonía, el concepto, herramientas tecnológicas y artesanales.

¿Cuál de estos elementos consideras imprescindible en la labor del diseñador?

Todos son muy importantes pero el color es el que siento que tienes que tomar más en cuenta como primer elemento ya que el usuario final es lo primero que percibe y los colores dependiendo de la saturación y posición expresan diferentes cosas que es el fin al que se quiere llegar, el mensaje bien transmitido. Por ejemplo cuando alguien entra a una tienda de ropa y va a comprar algo, a lo primero que se acerca es al color de su agrado o a lo que está buscando en ese momento.

Siguiendo con el tema de los colores, ¿nos podrías dar un ejemplo de estos con la estrecha relación con el público?

Por ejemplo el rojo lo relacionamos directamente con el amor, pero más un amor pasional ya que el amor incondicional, el amor de madre es el azul, por eso en la bodas inglesas se utiliza el “Something old, Something new, Something borrowed and Something blue” por que el azul es la confianza, por otro lado, el rojo pasional que combinado con blanco y/o rosa se utiliza el día del amor y la amistad, pero si el rojo se combina con el negro es el sentimiento contrario que es el odio por eso lo utilizan en la huelgas, algo interesante de los colores es que el azul a nadie le desagrada, todo mundo tiene algún artículo de este color y además es el color que más porcentaje de la población es su favorito, el amarillo es un color muy difícil, por eso de dice “el que viste de amarillo, en su belleza confía” ya que es muy difícil de combinar. El amarillo significa creatividad, ideas, pero también puede significar soberbia, también por eso muy pocas marcas lo utilizan en sus logos. También los colores en la cultura tienen un impacto muy fuerte, citando un caso, antes de los años 30, el azul era el color de las mujeres porque también significa pasividad, serenidad como un río tranquilo y el rojo era el color de los hombres porque significa la fuerza y violencia, como el fuego, por eso la virgen casi siempre es vestida de azul y Jesucristo usa vestimenta roja. Después de los años 30 fue cuando se puso de moda que el rosa era para las mujeres y el azul para los hombres cambiando la percepción social que se tenía antes.

 ¿Cuál es tu percepción del diseño en México?

Siento que actualmente está en una gran evolución, ya que antes no se tomaba tanto en cuenta y el diseños únicamente se importaba, también me doy cuenta que estamos en esta curva de aprendizaje del antes y el después tipo la apertura global, que ha implicado mucha apertura en diferentes contextos sociales. A lo que me refiero es a que hace algunos años se estaba trabajando para tener este reconocimiento y estamos en el punto de obtenerlo. Lo que está muy de moda es que haya dos tipos de diseñadores, lo que agarran a México como inspiración tomando muy literal las tradiciones, los colores y las culturas del país, casándose con esa idea, buscando un reconocimiento internacional, los otros diseñadores son los que sí buscan propuestas reales y tomando en cuenta el contexto social actual que aunque surge inspiración de México ya que obviamente son mexicanos, tendiendo propuesta con la mente abierta. Un ejemplo muy criticado en la comunidad del diseño es el caso de Pinada Covalín, que evidente tienen mucha fama, mucho dinero y reconocimiento internacional pero no tienen una propuesta real. Mucho lo que hacen es tomar diseños de culturas indígenas mexicanas y plasmarlas con otros colores en artículos de seda para un mercado específico. No lo usan como inspiración, investigan de que se trata y te facilitan la información vendiéndote un artículo de alto costo, des contextualizando el verdadero significado de los impactos ilustrativos de las culturas aborígenas de nuestro país.