Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Este artículo tiene 1,025 vistas

Imprimir

Posted in:

DesignLifer: Bond

El papel Bond es quizá el menos popular dentro de los diseñadores, tan despreciado como Comic Sans y tan usado como Times New Roman.

Es la gran fiesta de los papeles. La casa está repleta y todos parecen estar pasándola increíble: el couché ligando con la opalina, el fabriano presumiendo su acento italiano y la ilustración mostrando su aguante bebiendo cerveza. Tocan a la puerta e inocentemente el papel albanene abre la puerta. ¡Horror! ¡Son las tijeras! La fiesta se transforma en pánico y todos los papeles comienzan a correr despavoridos. Las tijeras arrasan cortando a todos los que pasan a su lado, ni siquiera el Foamboard su dureza logra parar la masacre. De pronto entra de la puerta trasera un modesto papel tamaño carta, sin miedo a la muerte hace resistencia a las tijeras, quien después de abalanzarse contra los muebles, tirar un librero y destruir parte de la cocina la somete, la desatornilla y la deja inservible, medio muerta en medio de la multitud. Asombrados todos lo rodean y levantan en brazos. ¿Cómo has logrado tal hazaña? ¿De dónde vienes? Las preguntas no cesan entre los vítores y las porras. Solo una pregunta llama su atención: ¿cuál es tu nombre? Él solamente voltea y sin inmutarse se presenta: Bond, Papel Bond.

***

El papel Bond es quizá el menos popular dentro de los diseñadores, tan despreciado como Comic Sans y tan usado como Times New Roman se aleja de la gama de los profesionales y es recurso conocido dentro de las oficinas y casas con tareas escolares incluidas.

Aun así, el papel Bond tiene su encanto, su porosidad y firmeza son notables y resalta su belleza cuando logra descontextualizarse de su existencia dentro de las impresoras caseras. Basta un fondo de color, una tinta realzada, cualquier impresión no digital, pues, para demostrar que no solo compite en precio o es de fácil localización. Es pues, su ligereza y la porosidad lo que le da vida convirtiéndola no solo en un caballo de batalla, sino instrumento de diseño desperdiciado, esperando explotar fuera del tamaño carta, de los trípticos caseros, las cartas membretadas y los reportes con gráficas planas y sin chiste, es un papel esperando a salir de la cotidianeidad y convertirse en estrella.

Es bond, el papel Bond.

Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *