Diferencias entre el arrendamiento y la compra de equipo (y por qué te conviene la primera)

0
722

Todas las empresas necesitan de tecnología y equipo para operar. Esto es aún más cierto en una era de revolución digital, donde una marca solo requiere de personas talentosas y una conexión a internet para ser un éxito. Sin embargo, hay dos formas muy específicas en las que una compañía puede proveer computadoras, impresoras, servidores y demás aparatos a su personal. La forma tradicional, comprarlas directamente. O bien, optar por el arrendamiento.

¿Por qué comprar directamente el equipo?

Muchas empresas, especialmente las más tradicionales, dejan de lado los esquemas más flexibles del arrendamiento. Comprar directamente computadoras y dispositivos les permiten tener control directo sobre su compañía. Incluso cuando la empresa esté pasando por un mal momento, ser dueña de sus aparatos le permitirá mantener un cierto valor. Asimismo, no tiene que pagar una cuota regular solo para asegurar la disponibilidad de estos equipos necesarios.

Por otro lado, es una opción mucho más cara que el arrendamiento. Esto, porque se tienen que asumir los costos completos de obtener los dispositivos al mismo tiempo. Algo que puede dejar sin dinero o crédito a la compañía, lo que incluso podría llevarla a dificultades clave en la continuidad del negocio. Asimismo, es mucho más difícil expandir o hacer más pequeño al equipo de trabajo, pues no se pueden comprar o vender fácil o inmediatamente los aparatos

¿Es mejor optar por el arrendamiento?

Muchos agentes apuntan que arrendar es la mejor opción para muchas empresas. Hay varias razones. Primero, aunque es un gasto constante al largo plazo, permite que las marcas tengan más capital disponible día con día, algo que es indispensable para continuar sus operaciones. También, como la compañía técnicamente no es dueña de ninguno de los equipos, hacer más grande o más chica la operación es bastante sencillo. Basta con establecer nuevos acuerdos.

Si las empresas se alían de ciertas líderes de arrendamiento, este modelo se vuelve mucho más atractivo. Por ejemplo, Mac Computadoras no solo le da a sus clientes los servidores, PC e impresoras que necesitan para operar día con día. También complementa a la perfección estas ofertas con servicios adicionales, como software de seguridad y administración de equipo. Algo que permitirá a las empresas realmente enfocarse en lo que importa: su negocio.