Disculpe… ¿dónde están los baños?

0
138

Seguramente quien esté leyendo estas líneas, se habrá encontrado alguna vez en la situación de no encontrar los lugares importantes o no saber bien hacia dónde dirigirse para realizar un trámite.

Hablemos entonces un poco sobre señalética, esa necesidad que todo espacio público tiene para informarnos y que en más de una vez, más que ayudarnos a llegar nos pone en la situación de no saber ni siquiera en donde estamos.

Notas relacionadas:
Cuore
Hacer diseño vs Vender
Hacer diseño entre lo dicho y lo hecho

Print

De chico, en los scout, jugábamos a un juego de pistas donde uno establecía señales que formaba con elementos naturales (hojas, ramas, piedras y todo lo que puede haber en un bosque) donde intentaba llamar la atención y dirigir al otro a el punto deseado.

Las señales eran de ajustada visibilidad e intentaba despertar en nosotros la habilidad por descubrir mensajes que no resaltaban por si solos por estar compuestos con los mismos materiales del lugar. Todo esto formaba parte de la filosofía del juego, que en tal caso, tenía premisas simples como, que llame la atención de la mirada del otro, que tuviera una lectura de contraste con el entorno y de mensaje simple y claro.
Este juego para chicos de catorce años representaba un cautivante desafío que en mi caso hoy me ayuda a leer de manera diferente el entorno.

Volvamos a nuestro entuerto de hoy como diseñadores.
Empecemos por ver al menos una simple definición de “señalética” y para ello vayamos a la Real Academia Española. Para sorpresa encontramos que no tiene una definición para nuestra palabra, en cambio wikipedia nos dice lo siguiente: La señalética es una actividad del diseño gráfico que estudia y desarrolla un sistema de comunicación visual sintetizado en un conjunto de símbolos que cumplen la función de guiar, orientar u organizar a una persona o conjunto de personas en aquellos puntos del espacio que planteen dilemas de comportamiento, como por ejemplo dentro de una gran superficie (centros comerciales, fábricas, polígonos industriales, parques tecnológicos, aeropuertos, etcétera).

Dice luego alguna cosas más pero con esta porción de explicación alcanza de sobre manera para entender de que estamos hablando cuando hablamos de señalética.

Desgranemos la definición


Sistema de Comunicación Visual
Esto nos indica a priori que debemos hablar y lograr que el otro nos escuche y entienda a simple golpe de vista. Para esto, el diseñador debe estar pensando mucho en variables comunicacionales y funcionales más que en instancias simplemente estéticas.

Sistema de comunicación sintetizado
Acá y como dicta el refrán, “a buen entendedor pocas palabras”, estamos hablando con gente que sabe lo que quiere y necesita o al menos sabe a donde quiere ir y solo nos resta guiarlas.

Funcional
Debo lograr el objetivo y esa debe ser mi obsesión como diseñador de un sistema de señalización. El no encontrar el lugar o confundir y no informarle que no debe bajar por el ascensor en medio de un incendio harán de mi trabajo el éxito o el fracaso.
El éxito no tiene premio en este caso y sólo se habrá hecho lo correcto pero el fracaso lo disfrutará y mucho el usuario que se perderá o no llegará a encontrar la salida.

Orientativo y Organizativo
Además de guiar también vamos a dirigir a nuestro gusto y necesidad, podemos establecer recorridos y flujos por eso es muy importante la capacidad de visión proyectual del problema para lograr una óptima resolución.

Espacialidad
Seguramente no tenemos la formación de arquitectos, ni lo seremos, pero debemos aprender a leer plantas en planos, saber de cuestiones de seguridad e higiene, legalidades y cómo serán los espacios cuando estén terminados.

Algo no menor, que es importante tener en cuenta, saber de ergonometría y escala humana para dimensionar tamaños, medidas mínimas de cuerpos de letra, inclinaciones que sufrirá el cuello al leer nuestros carteles y demás cosas que hacen a la relación física de las personas.

¿Y el diseño?
Parece que en todo esto, yo diseñador, tengo poco para mostrar mi estilo, mis gustos estéticos o eso por lo que todos me dicen que hago cosas lindas y creativas.
Definitivamente habrá que ser muy hábil para introducir cuestiones estéticas, el trabajo rozará sutilezas que sólo tú quizás disfrutes. A mi entender los proyectos que tienen mucha estética suelen carecer en gran medida por no decir que carecen absolutamente de funcionalidad.

El equilibrio no será fácil de sostener y la duda transitará constantemente todo el desarrollo del proyecto.
Como trabajo nos compromete e involucra mucho con la gente, tiene mucho sentido social. Es diseño que formará parte de la vida diaria de un hospital, centro comercial, dependencia o espacio público.

Dentro de la carrera uno suele toparse con este tipo de trabajo como ejercicio, pero cuando te llega a tu cartera profesional, es de los lindos desafíos que todo diseñador desea tener.
Por lo pronto yo sigo buscando los baños. ¿Alguno podrá orientarme dónde están?