Diseño de packaging: 5 reglas de oro

0
62

El packaging o empaque es un elemento fundamental para múltiples productos y en su diseño intervienen muchos aspectos que van desde la adecuada conservación y contención del producto hasta un aspecto suficientemente llamativo.

A continuación se enumeran cinco reglas de oro para el diseño de packaging.

1.   Franqueza visual
El consumidor espera es que la imagen y promesa de producto que se muestra en un empaque se pueda corroborar al retirar la envoltura. Si esto no ocurre  será inevitable perder la confianza y fidelidad del cliente.

2.  Economía visual
Aplica la famosa regla que versa “menos es más” en el diseño de envoluturas y empaques. La sencillez ofrece el orden de los elementos gráficos y propicia una sencilla comprensión del mensaje e información acerca del producto y gran parte de éxito comercial depende de ello.

3. Concordancia con el punto de venta
Resulta esencial que el diseño de empaque obtenga concordancia visual con el espacio físico en que habrá de exhibirse el producto. Si bien este aspecto está muchas veces fuera del alcance del fabricante, sí es posible crear stand y otros elementos del mobiliario en retail para mostrar la línea de productos en cuestión.

4. Imagen llamativa
Si bien la principal utilidad del diseño de packaging es la de proteger el producto y garantizar su transportación, la imagen que presente y el enganche que genere en el consumidor resultan esenciales, para ello es necesario garantizar una imagen adecuada con color, fuentes tipográficas, logtipos, fotografías o ilustraciones y todo lo que involucra directamente al diseño y la creatividad visual.

5. Empaque social
Las reglas para la fabricación y utilización de ciertos materiales en la elaboración de empaques y envolturas han comenzado a endurecerse por causa del compromiso social que se ha venido desarrollando en beneficio del medio ambiente. El uso de papel, madera, cartón y otros materiales de rápido reciclaje y desintegración comienza a tener mayor importancia sobre los plásticos y otros agentes nocivos a los suelos y el ecosistema.