El Ar(la)tte. El diseño de vestir café

55

Seguramente estás muy cansada/o de leer y ver como las ventas compulsivas te acosan. Si te sientes ofendido quiere decir que acabas de hacer llorar a tu cartera y gastaste dinero que no tienes y posiblemente tendrás cuando llegue el “Aguinaldo Time” o hasta el siguiente año. Fuiste víctima de una publicidad barata y de hacerte creer que necesitabas algo cuando en realidad la realidad es otra.

Notas relacionadas
Miopía del diseño
La muerte de la Catrina
Storm Thorgerson. El lado oscuro del diseño


Mi realidad es que no necesito nada, solamente un café para estos climas deliciosamente fríos. El Arte de Cautivar, según Guy Kawasaki es un elemento que todos los que habitamos de este planeta debemos tener, aportar y sobre todo demostrar. El mismo arte del café nos cautiva con el olor amargo a un grano tostado. La física se encarga de convertirlo en estado líquido de la manera que te guste más.

Aquí es donde los mismos ojos conservan un corazón escondido por ahí. Atrás del iris o cornea, no sé. Cuando lo que ves te enamora. ¿Cómo la bebida más consumida en el mundo nos puede cautivar? Bueno, existen diferentes estrategias visualmente hablando. Se llama ‘El Arte Latte.’ No es una simple bebida, es un arte el que vas a digerir y dirigir por tus papilas gustativas. Vas a recordar, te vas a inspirar y por supuesto…te va a cautivar.

Espresso sencillo, doble o triple. Dependiendo de lo ansioso que seas:
* Una mancha se convierte en corazón cortando la leche por el centro
* Una vez dominado este ícono el barista empieza en fomentar líneas de zigzag de mayor a menor tamaño para finalmente cortar o atravesar las medias lunas y convertirlo en un tulipán

La rosetta de dos a tres líneas en zigzag y ser agresivo en continuar con las misma técnica, pero más pequeñas y cortar

En entrevista con David Ramos, quien fuera y es maestro y mentor de baristas en el estado de Chihuahua para el Café Kaldi. Eso no es todo, la influencia de la inclinación del espresso y obviamente de la taza deriva el grosor de la figura, por ende se debe de medir la cantidad exacta para evitar el desastre del derrame.

Es simple y cautivador el hecho de beber la artesanía de un maestro que de manchas y de zigzags con leche son transformadas en un arte visual que quisieras petrificar para un regalo a la persona que más amas o enmarcarlo y pegarlo enseguida de un librero (si es que tienes).

Al mismo tiempo el apetito visual te seduce en consumir dicha bebida. Si eso no es arte ni diseño, entonces mejor hubiera escrito sobre el buen fin