El canon de Vignelli

0
168

Aunque son muchos los diseñadores de quienes podemos aprender, pocos son quienes dejan un legado tan claro y visible para todos los que venimos detrás de ellos.

El primer trabajo de Massimo Vignelli fue en Castiglioni Architects, en Milán, a la edad de 16 años. A partir de ese momento comenzó a forjarse la carrera de uno de los mejores diseñadores del siglo XX.

Notas relacionadas:
La importancia de bocetar
El nuevo diseñador editorial
GO DO GOOD: vive el diseño

Junto con su esposa —Lella— fundó Vignelli Design en Nueva York, donde desarrolló el resto de su vida, trabajando para marcas tan prestigiosas como Saks Fifth Avenue o Bloomingdale’s. Fanático del buen diseño, afirmaba que debía durar para siempre y lo probó con logos que perduraron más de 50 años como American Airlines y Knoll o con diseños tan icónicos como el mapa del metro de la ciudad de Nueva York.

vignelli-1

Sin embargo, una de las cosas que lo hace excepcional es el legado que dejó en lo que llamó en Canon Vignelli, una publicación donde plasma gran parte de su pensamiento y forma de concebir el diseño. Ideas atemporales que nada tiene que ver con tecnología o modas, y que deja patente su intención de no constituir de ellas reglas que deban seguirse al pie de la letra o que no tengan un margen de maniobra. Es simplemente adentrarse en la mente de alguien que vivió el diseño desde sus entrañas y cuya experiencia hace de esta publicación algo tan invaluable que solo podríamos compararlo con una herencia.

Hoy, a manera de homenaje, recogemos algunos extractos de este texto, sin la pretención de hacer un resumen o una interpretación, más bien, como una invitación a descargar, leer y discernir su contenido, el cual se encuentra disponible de forma gratuita y a disposición de cualquier interesado en su sitio: vignellidesign.com.

Este texto se divide en dos grandes secciones: Los intangibles y los tangibles.

Parte uno: Los intangibles. Semántica

«Siempre he dicho que existen tres aspectos indispensables para mí en el diseño: semántica, sintáxis y pragmatismo.
[…]
Semántica es para mí la búsqueda de significado de cualquier cosa a diseñar.
[…]
Eventualmente se convierte en la parte esencial de la existencia del diseñador, un componente crucial en la naturaleza del proceso y punto de partida obvio del diseño.»

Sintaxis

«Mies, mi mentor, decía: ˝Dios está en los detalles˝. Esa es la esencia de la sintaxis: la disciplina para controlar el uso de la gramática y la construcción de las frases en la articulación del lenguaje, diseño. La sintaxis del diseño es provista por muchos componentes en la naturaleza del diseño en un proyecto. En diseño gráfico, por ejemplo, es la estructura general, las redes y las fuentes tipográficas, el texto, los títulos y las ilustraciones, etcétera.»

Pragmatismo

«Cualquier cosa que hagamos, si no es entendible y falla en la comunicación, se convierte en un esfuerzo inútil.
Diseñamos cosas que pensamos que son semánticamente correctas y sintéticamente consistentes, pero, en el punto de fruición, nadie entiende el resultado o el sentido de todo ese esfuerzo, el trabajo completo es inútil.
[…]
Cualquier artefacto debe entenderse por sí mismo en todas su facetas, de otra forma, algo muy importante ha sido ignorado.»

Disciplina

«La atención a los detalles requiere disciplina. No hay lugar para torpezas, falta de cuidado o procastinación. Cualquier detalle es importante porque al finales el resultado de la suma de todos los involucrados en el proceso creativo, no importando lo que hagamos.
[…]
La calidad está presente o no lo está y si no lo está hemos perdido nuestro tiempo.
[…]
La disciplina es la autoimposición de un paquete de reglas y parámetros para operar. Es una bolsa con herramientas que nos permite diseñar consistentemente de principio a fin.
[…]
El diseño sin disciplina es anarquía, un ejercicio de irresponsabilidad.»

Propiedad

«La propiedad nos dirige al medio correcto, la correcta selección de materiales, el correcto uso de las escalas, el uso correcto de la expresión, color y textura.
[…]
Creo que debemos escuchar lo que las cosas dicen por sí mismas, antes de condenarla a un uso arbitrario.»

Ambigüedad

«Fuera de la connotación negativa que tiene la palabra como sinónimo de vago, yo tengo una definición más positiva de ambigüedad, entendido como la pluralidad de significados, o la habilidad de conferir a un objeto o diseño la posibilidad de ser leído de diferentes maneras —cada una complementando a otra para enriquecer al sujeto y darle mayor profundidad—.»

Poder visual

«Siempre decimos que nos gusta que el diseño sea visualmente poderoso. No soportamos un diseño débil en su conceptualización, color, forma, textura o todas las anteriores. Pensamos que el diseño es siempre la expresión de una gran creatividad frente a conceptos claramente expresados en bellas formas y colores, donde cada elemento expresa el contenido en su forma más poderosa.»

Atemporalidad

«Definitivamente [en Vignelli Design] estamos en contra de las modas del diseño y cualquier diseño de moda. Despreciamos la cultura de la obsolecencia, la cultura del desperdicio, el culto a lo efímero. Detestamos la demanda de soluciones temporales, el gasto de energía y capital por la búsqueda de la novedad.
Estamos por un diseño que perdure, que responda a la necesidad de lo que la gente quiera. Estamos por un diseño comprometido con una sociedad de demanda soluciones de largo plazo. Una sociedad que merece el beneficio de comodidad, respeto e integridad.»

Responsabilidad

«En diseño gráfico, el asunto de la responsabilidad asume particular importancia como una forma de hacer fluir la economía, de frente a la solución más apropiada a un problema dado.»

Equidad

«Una verdadera identidad corporativa está basada en el reconocimiento de un sistema, no solo de un logo. El logo gradualmente se convierte en parte de una cultura colectiva, en una forma muy modesta se convierte en parte de nosotros mismos.»

vignelli-2

Parte dos: Los tangibles. Los tamaños del papel.

«Existen dos sistemas de tamaños de papel en el mundo: las series “A” internacionales y los tamaños estadounidenses.
El Estándar Internacional de tamaños de papel, llamados Series “A”, están basados en el rectángulo áureo, la proporción divina. Resulta muy estético y práctico. […] El sistema norteamericano utiliza el tamaño carta como básico de proporciones horribles, resultando en un caos de un interminable cantidad de tamaños […] ejemplo de una malinterpretación de la libertad.»

Redes, márgenes, columnas y módulos

«Para nosotros, diseño gráfico es la ˝organización de la información˝. […] Nada más útil para buscar una intención que a través de una red. La red representa la estructura básica del diseño gráfico, nos ayuda a organizar el contenido y provee consistencia, que le da un orden y proyecta un nivel de elegancia intelectual a lo que queremos expresar.»

Tipografías, las básicas

«La computadora le ha permitido a cualquiera diseñar nuevas tipografías lo que se ha convertido en una de las más grandes contaminaciones visuales de todos los tiempos.
Con la intención de llamar la atención en este asunto, hice una exhibición mostrando trabajos hechos a lo largo de los años usando solo cuatro familias tipográficas: Garamond, Bodoni, Century Expanded y Helvetica.
[…]
Además de lo mencionado, puedo agregar Optima, Futura, Univers (el diseño más avanzado del siglo ya que contiene 59 variantes de la misma fuente), Caslon, Baskerville y algunas otras fuentes.»

Espacio en blanco

«Siempre he dicho que en tipografía, espacio en blanco y más importante que el negro de las letras. El espacio en blanco en una hoja impresa es equivalente al espacio en la arquitectura.
[…]
El espacio en blanco no solo separa las diferentes partes del mensaje sino que ayuda al mensaje a posicionarse en el contexto de la página.»

vignelli-3

Conclusión

A través de nuestras vidas creativas hemos explorado todo y seleccionado lo que consideramos lo mejor. Hemos explorado materiales para encontrar para encontrar aquellos con los que tenemos mayor afinidad. Hemos explorado colores, texturas, imágenes y gradualmente construido nuestro propio vocabulario de materiales y experiencias que nos permitan expresar soluciones a problemas dados —nuestra interpretación de la realidad—.
[…]
Por mucho que amo las cosas en un fluir constante, las amo en un marco de referencia —una seguridad constante de que al fin y al cabo yo soy el responsable de todo detalle.
Eso es por qué amo el diseño.

Massimo Vignelli murió el 27 de mayo de 2014, a la edad de 83 años, en Nueva York. Sin duda alguna, uno de los íconos más influyentes del diseño mundial.