El decálogo del buen tipógrafo

0
118

Todo diseñador necesita tener madera de tipógrafo y por ello enunciamos a continuación el decálogo de esta especialidad de la creatividad visual.

Notas relacionadas:

Una creativa tipografía inspirada en el otoño
Los 10 mandamientos de la tipografía en el diseño web
Una tipografía para cada ocasión

1.- No utilices kerning predeterminado
El espacio entre tipos lo debes determinar tú, no confíes en el kerning que viene predeterminado en los diferentes programas de diseño que hay disponibles porque el resultado puede ser distinto al que esperas.

2.- No abuses de las cursivas
Las cursivas tienen un uso específico, no se deben utilizarse para “adornar” el texto de manera indiscriminada. Se usan las cursivas para referirse a palabras en un idioma distinto o para dar énfasis. Si aplicas cursivas para todo el cuerpo de un texto, la vista del lector puede fatigarse.

3.- No coloques letras sobre fondos saturados
Ya sea por colores saturados, o por texturas, ilustraciones o fotografías, pero un fondo lleno no hará sencilla la lectura de un texto. Selecciona un color blanco o una paleta neutra. Si es imposible evitar un fondo así, encuentra los segmentos de la imagen que tengan color neutro.

4.- No utilices muchas fuentes diferentes
La vista se cansa y la atención se distrae si usas muchas fuentes distintas. La recomendación es utiliza, como máximo dos o tres fuentes.

5.- No inventes versalitas
Si necesitas variar el tamaño de las letras en un titular (por ejemplo), selecciona una fuente que tenga su versión en versalitas.

6.- Tampoco inventes cursivas
No inclines la fuente para semejar cursivas, ¿para qué, si hoy por hoy casi todas las tipografías cuentan con su versión cursiva?

7.- No uses solo mayúsculas
La vista humana no lee letra por letra, sino que es capaz de percibir el conjunto de tipos y saber de qué palabra se trata. Si sólo aplicas una fuente en altas, la vista se cansará y se complicará la comprensión de cualquier texto.

8.- Evita fuentes blancas en fondo oscuro
Bueno, sí lo puedes hacer, pero el chiste es no abusar; el motivo es el mismo que varios puntos anteriores: el lector no debe cansarse al leer, debe llegar al final del texto.

9.- No combines serifas
No combines los remates de las fuentes en un mismo texto, si ya elegiste una fuente serif para un título, úsala también para el cuerpo del texto. O si vas a utilizar una fuente distinta, trata de que el remate sea similar.

10.- No extiendas demasiado el largo de un texto
Lo recomendable es utilizar entre 45 y 75 caracteres en cada columna para lograr una legibilidad adecuada.

shutterstock_286666985

Fuente: Lance Talent