El diseño de tipografías muestra su lado humano al ayudar a homeless

0
94

El lado artístico del ser humano posee la característica de sensibilizar a las personas, es por ello que la agencia The Cyranos McCann y la Fundación Arrels han emprendido un proyecto en el que se han combinado la creatividad y las posibilidades de ayudar a las personas que no tienen un techo.

Notas relacionadas:
Starving artist da voz al artista de la calle
Fusión de punk, skateboarding, street art, para crear lettering
Diseño arquitectónico simétrico en Gran Budapest Hotel


Pese a que la sociedad actual vive sumergida en diversos problemas sociales y económicos, no se ha preocupado por voltear a ver a quien menos tiene: los llamados homeless o personas sin hogar.

Ellos forman parte de la población más pobre de todo el mundo y los habitantes de las grandes ciudades se han acostumbrado a ignorarlos tajantemente por su imagen o bien por el miedo que pueden generar.

h6

Pero este proyecto llamado Homeless Fonts busca sensibilizar a la población a través de una página web que permite comprar tipografías realizadas por estas personas que no tienen un techo bajo el cual vivir y que por alguna situación las calles de las grandes urbes se han convertido en su “hogar”.

La idea de Homeless.org es bastante innovadora al utilizar la vertiente artística para ayudar a quien más lo necesita y a su vez transformar la visión que tenemos como sociedad sobre estas personas.

h5

El proyecto consiste en que las personas y las empresas adquieran las tipografías para que las integren a sus redes sociales o identidad corporativa como papelería, publicidad y packaging.

¿Y en qué consistió Homeless Fonts? Las personas sin techo acudieron a talleres para realizar ejercicios tipográficos, mismos que después fueron digitalizados y convertidos en fuentes, gracias a diseñadores expertos.

h2

Los ingresos recaudados por Homeless serán destinados para financiar la labor de la Fundación Arrels en Barcelona, donde aproximadamente existen 3 mil personas sin hogar y 900 de ellas viven en la calle.

h1

h4ç

h7