El heredero de Thorgerson y Escher

0
2

Es complicado en pensar lo que pensamos cuando tenemos de frente la vitrina. Increíble sería si tuviéramos una imaginación independiente y no que nuestra mente resolviera ese problema asaltando recuerdos de la infancia, de ayer, de lo que pudo haber sido o de lo que fue. Tengo ese problema en que la imaginación es un consomé de recuerdos. Los ingredientes son los sabores que tu imaginación ya determino hace tiempo para crear o imaginar algo nuevo.

Los sueños pueden ser nuevos, pero al caer el REM tu subconsciente envolvió en papel periódico uno o varios recuerdos y mientras duermes quitas la envoltura y la combinas con algo inexistente en la vida real, pero real en tu sueño. Eso es lo paradójico, ¿no? Te confundes tanto que incluso sabes el nombre de la persona con quien soñaste, pero jamás le viste la cara. ¿Entonces cómo sabes que es esa persona?

Hay dos personas que admiro mucho en nos lo explican en todas sus obras. Uno de ellos su enfoque es en blanco y negro. Autoridad y pensativo. En cambio el otro más actual, lo surreal con golpes bajos de colores. Ambos con sensación de razón verdadera y con movimiento a la velocidad que tu quieras imponer.

La confusión de lo ordinario con el engaño de la fantasía e inexistente. Bueno, si existe o no siempre es fantasía, pero no como estamos acostumbrados a resolverla. El sentido común, el cual es el sentido menos común no soporta un ingrediente más al menos que esté contemplado, pero cuando no está contemplado tu cerebro le pone más leña al fuego para entender la ilusión dentro de lo real y lo real dentro de lo irreal.

Sólo quienes intentan lo absurdo conseguirán lo imposible.”
M.C. Escher

Al igual que Maurits Cornelis Escher debes de acomodar lo real dentro de un espacio. Concurrir con lineamientos, en los que no sean ordinarios. Escher pensaba en el “¿que sería si el mundo fuera así? Él además de imaginarlo lo desenvolvía en más de sus 400 obras. Y sí…¿Cómo sería hoy el mundo según Escher? -Entonces está columna tendría que ver con el antónimo de la paradoja y lo aburrido de lo ordinario.-

Los aspectos surrealistas, oníricos y disilutivos de Storm Thorgerson dentro de fue así sus materiales. Nuestro cerebro tiene una provocación de confusión por las alucinaciones visuales que representan el factor onírico. De esta manera el estado mental disuelve la realidad de la fantasía y viceversa, ya que es un juego entre el realismo y surrealismo.

Sensaciones de impotencia e impaciencia con sus colores, la función de los objetos geométricos con movimientos naturales, como el viento. Cualquiera imagen que haya hecho este extraordinario diseñador, Storm; impacta de una manera grosera. Si no fuera grosera no te llamaría la atención pues solamente de esa manera pueden lograr cautivar tus pupilas en la imagen o en el contexto de la misma. La historia entre líneas de cada obra. ¿La amabilidad? No es una manera inteligente para despertar nuestra atención.

Mezclando estos párrafos anteriores podríamos concebir a quien sería el hijo estos dos genios. No quiero perder su tiempo en pensar quien puede ser la esposa. Ni tampoco si tuvieron un matrimonio feliz. Pero sí en lo hermoso que seria la combinación de dos estados mentales muy parecidos. La paradoja con lo surreal. Lo onírico con sofisma.

El nombre de esta criatura incluso sería algo que tardaríamos años en entender. Sea cual fuera su profesión no me cabe la menor de las pocas o muchas dudas que tengo que sería un gran evolucionador o revolucionador de lo ordinario. Imagínenselo que fuera un operador de taxis ¡wow!, Uber no sería nada. O que fuera jefe de intendencia de un edificio corporativo. El ingenio creativo para solucionar los proyectos de manera magistral.

Increíble sería que fuera director de cine, artista plástico, diseñador. Pero aunque fuera broker de NASDAQ, sería un genio y Steve Jobs no estaría en el podium de primer lugar. Pero bueno, enfoquémonos en el mundo real, donde ahorita andas haciendo compras de último momento para tu cena de hoy o bien estás tan aburrido que lees esto.

Ellos jamás se casaron entre sí, ni tuvieron un hijo o una hija…entre si. Pero ¿Qué sería de este mundo si sí?
“Yo no uso drogas, mis sueños ya son lo suficientemente espantosos” M.C. Escher.