Fisiomarketing, la fisionomía de la identidad // Parte I

0
363

Cada persona es embajador de una historia. Cumple con una identidad, cultura, estilo, modus vivendi. El crecimiento de esta persona es por la educación, enseñanza y experiencia para salir adelante y ser sobresaliente. Al final del día, ya sea para nuestra generación, los millenials, los baby boomers, o cualquier otra generación nos enseñan exactamente lo mismo. Tienes que ser el mejor. De ahí parte el modo de cómo tienes que ser el mejor.

Notas relacionadas
De Donald Trump a Donald Duck
Más poderosa que un arma
La población que habito

Pasa lo mismo con una marca empresarial. La marca es una identidad, una persona que tiene un ciclo de vida exactamente igual que al de un ser humano. Nace, crece y muere. Eso es inevitable gracias a la naturaleza humana; sin embargo el ser humano no puede evitar su muerte, pero si su prolongación de vida. Puede alargar su vida laboral, amorosa, saludable y demás situaciones que empapan el vivir día a día.

El logo de la marca es la cara, el rostro; una fotografía con historia que le dice a la sociedad “yo soy quien soy”. Lo mismo acontece con el ser humano, tienen un estilo, identidad y personalidad.

Al hablar de valor de experiencia de marca no es sobre que tan rico o pobre es una institución u organización. Sino la huella que imprimes en el papel desempeñado sobre una trayectoria que marca el espíritu que se tiene; esa identidad de la que ya hablamos al inicio.

Tanto el ser humano como la marca empresarial consta de operaciones espirituales y libres; y operaciones físicas. Es decir ¿la marca tiene un “animal racional”? Lo iré platicando a lo largo de este texto. Lo que si es seguro es que al tener una identidad, personalidad y alma, se cuenta con una verdad absoluta y bien común para la organización misma o para sus clientes y consumidores (que no es lo mismo). “El destino final de la persona humana, es llegar al máximo conocimiento y al máximo amor que le sea posible” Las marcas empresariales también. ¿Por qué una marca no querría ser amada? ¿Por qué una marca no querría ser conocida ni aprender de su mercado? Si no se tiene respuesta alguna, no puedo comprender el caso de su existencia. Es como: ¿para que existe el ser humano si no lo va ser todo en el universo, sino va hacer el bien común y no se va amar a si mismo?

Ya llegamos, sino es que estamos por llegar al objetivo de este texto: El valor de experiencia de marca. No, no es necesariamente la cadena de valor de Michael Porter:

• Estimación de costos
• Comparación de competidores
• Alianzas estratégicas
• Mercado meta
• Ventaja competitiva

Es mucho más que eso. Ambos, la marca y ser humano tienen una finalidad, un objetivo, un ‘porqué del vivir’. La marca es concebida por una equivocación o por un deseo. La marca es dada a luz por cumplir una necesidad existente desde la creación del ser humano. Recordemos que en el segundo parrafo platicabamos de la prolongación de la vida. Se llega a una defunsión; sin embargo al completar nuestras metas y objetivos debemos de cubrir ciertas necesidades. Necesidades, nosotros, la naturaleza humana las crea, la marca no.

El ser humano requiere de una participación social con una libertad por y para nosotros. En la búsqueda por una mejoría el hombre debe de sentirse realizado, pero, a la vez confundido en descuidar y perseguir sus deseos y valores. Según Abraham Maslow creó las siguientes necesidades a satisfacer:

1. Fisiológicas (necesidad de supervivencia)
2. Seguridad (necesidad de protección)
3. Afiliación (necesidades sociales)
4. Reconocimiento (necesidad de estima)
5. Autorrealización (necesidad de (cre)ser)

Al saber que las marcas y seres humanos casi son idénticos en el valor ético, claro, según este texto. La marca cuenta con la ética perseguida y encontrada para satisfacer la libertad.

MARCA & SER HUMANO

 

Interioridad Objetiva

(Facultades)

Interioridad Subjetiva

(Cultura)

Exterioridad Objetiva

(Apariencia física)

Exterioridad Subjetiva

(Civilización)

La familia y sociedad es cambiante al igual que las marcas y sus ideologías. Ni nosotros ni las marcas pueden pensar y actuar como cuando se nació. La necesidad de autorrealización es crecer, ser identificado como alguien, pero también como algo. Ejemplos como países extranjeros desarrollados o los países BRIC yá o estarán en proceso de cambio. Entendieron y desarrollaron sistemas de mejoras en sus sociedades.

En el mercado comercial se le llama:
• S.O.V. (Share of Voice) a la Participación de voz: Es aquel movimiento de inversión esperando los resultados óptimos sobre el presupuesto efectuado.
• S.O.M. (Share of Market) a la Participación de mercado: Popularidad por diferentes razones que tiene la sociedad con la empresa, marca o servicio.

La marca al ser popular o conocida no es algo que sucede de la noche a la mañana. Son métodos, estrategias y desarrollos que la empresa implementa para “ser” y crecer. Entre más concepción de conciencia que tenga la marca más claridad de visibilidad de su objetivo tendrá. Por ende tendrá más valor. Regresaremos a este tema, pero primero veamos un poco de historia.