Gotham: la nueva Helvetica

0
2176

Helvetica no nació de la nada. Su diseñador, Max Miedinger, buscaba adecuar Akzidenz Grotesk para que fuera mucho más funcional y versátil ante los modernos medios de impresión. Su nombre fue resultado de una derivación de Helvetia, la nación Suiza, que coincidentemente empató con la imagen que refleja el país: neutralidad, universalidad y una elegancia minimalista.

Notas relacionadas:
6 Lecciones de negocios que podemos aprender del Mundial (Parte 2/2)
6 Lecciones de negocios que podemos aprender del Mundial (Parte 1/2)
¿Por qué no me llaman después de la entrevista? 5 posibles causas

No pasó mucho tiempo para que el mundo entero la convirtiera en su favorita. Su atemporalidad quedó manifiesta ante logotipos tan añejos como el de American Airlines, que tardó más de 50 años en modernizarse, así como otras marcas comerciales como Target, Crate and Barrel, Harley Davidson, Jeep y BMW.

Tuvo un renacimiento muy importante a finales de los noventa, cuando algunas marcas la usaron como corporativa para prácticamente toda su publicidad, como Gap y hasta el día de hoy que Apple ha descartado a Lucida —la fuente que acompañó a las Macs desde que publicó su sistema X hasta hoy — y retoma Helvetica para Yosemite (Su nueva versión), no sin antes haberla impuesto en el iPhone y iPad.

ejemplos_helveticaHelvetica se convirtió en la fuente que puedes usar en cualquier situación y nunca te equivocarás.

Gotham, una nueva fuente

En 1990, uno de los tipógrafos más influyentes, Tobías Frere-Jones, diseñaba un logotipo para la revista GQ, inspirado en las señalizaciones de Bus Port Authority, en Nueva York, lo que después aprovechó para desarrollar la tipografía completa que pudiera servir especialmente en señalizaciones, que tuviera una legibilidad inmejorable y una estética basada en su geometría. Le puso Gotham (por aquello de Ciudad Gótica como el alter-ego de la Gran Manzana).

Poco a poco esta tipografía fue ganando popularidad en trabajos que realizaban los diseñadores que recién la descubrían (a mí me la presentó una amiga a mediados de los 00). El gran salto a la fama se dio en la campaña presidencial de Barak Obama con la palabra «Hope».

ejemplos_gotham1

Esta fuente poco a poco la hemos comenzado a ver en todos lados, porque al ser multifuncional, se lee bien en textos y productos editoriales, en campañas de publicidad, en carteles y finalmente en medios digitales. Si miran con detenimiento, todo el Mundial de Brasil tuvo como base Gotham: la plequería durante las transmisiones (las alineaciones, los marcadores y todos los subtítulos). Debido a su fama las cadenas nacionales decidieron alinearse y presentar sus identidades basándose en ella.

Es prácticamente imposible andar por la calle y no encontrar alguna aplicación hecha en Gotham: alguna cartelera, folletos, libros o revistas. Actualmente podemos ver algunas tipografías que están de moda, como Meta de Erik Spiekermann, Myriad y Minion, fuentes institucionales de Adobe o la recién rediseñada Avenir, pero Gotham es la que definitivamente nos inunda todo cuanto vemos a nuestro alrededor.

ejemplos_gotham2

Y no es casualidad, tiene mucha personalidad: su formas tan contundentes y simétricas, así como la gran capacidad de adecuarse cualquier circunstancia, sin patines y con una gran legibilidad en textos pequeños, con mucha presencia en títulos y grandes formatos, Gotham podríamos decir que es la nueva Helvetica. ¿Será?