Graffiti: El diseñador anónimo

0
309

¿Qué cosas no hemos hecho por las chicas? Cualquier reto es importante para quedar siempre bien con alguien, en especial con ellas. Simplemente quería atraer atención de una chica que le había gustado. Al no ser correspondido tuvo una brillante idea: “grafitear mi nombre en lugares prohibidos” poniendo su nombre (tag) en las paredes y lugares prohibidos. Cornbread comenzó una era que jamás imaginó, y como no va ser así cuando has grafiteado en el avión privado de ‘The Jackson Five’ y en varios elefantes del zoológico de Filadelfia, Pensilvania.

Grafiti, proveniente del italiano Graffiti o Graffire. Esta palabra se ha expandido a lo largo de los cinco continentes, iniciando un acto de fama al poner nombres en zonas urbanas. La prohibición era y sigue siendo un reto para el autor de semejantes etiquetas plasmadas en simples paredes en construcción, edificios nuevos o antiguos, metros, y cualquier lugar que fuera el proveedor de sus teorías e ideologías.

La nueva oleada recién comenzaba. Esta expresión urbana ha manifestado grafitis de la materia política, amor, y filosofía. Increíblemente la fuente o tipografía, volumen y colores; fueron dándole una gran importancia a ese expresionismo atorado en sentimientos. Que mejor que la creatividad, un spray y un muro no puedan solucionar como una válvula de escape.

image

El izamiento de la creatividad e ingenio parecía no tener límites. Dibujos con personajes eran el sustituto de una o varias palabras. Banksy lo sabe hacer muy bien. Personajes políticos y públicos, situaciones de guerra, hechos históricos; asombrosamente emulaban la ideología e imaginación del ya no llamado ‘vándalo urbano’ sino…‘artista urbano’.

Cornbread, Kool Earl y Taki 183, quienes dieron a luz a la cultura urbana, resistente a su fallecimiento.

Fue el compartir ambas culturas. Tenía que ser una ciudad fronteriza, Tijuana. Gracias al flujo de personas que emigraban del centro del país hacía el país vecino del norte y su constante comunicación fue como el movimiento dio inicio al aceptado e igualmente rechazado graffiti. Siendo Guadalajara el detonante en marcar estilos de las firmas o tags y dibujos sobre los muros. Este expresionismo urbano fue llevado hasta la ciudad de Aguascalientes.

La crisis de la década de los 70’s y 80’s le obsequió al graffiti una oportunidad de posicionamiento en los barrios periféricos y marginados. La situación económica de la época fue el imán de nuevos aciertos y retos hacía la intimidante capital mexicana. Las bandas o crews se desarrollaron a modo de marcar territorio con espíritu provocativo. Un líder, quien dirigía donde y cuando ‘plaquear’, siempre bajo sencillas y estrictas reglas. El integrante con espíritu anarquista y retador hacia las demás crews era bienvenido.

image

Esta expresión urbana ha servido de manifestación para temas de política, amor, y filosofía. Ecatepec y Neza actualmente comprimen el 80% de crews dentro de El Valle de México. Esta cultura urbana se ha desarrollado en jóvenes, quienes añoran mejorar el arte de sus ídolos. Sentimientos sociales atorados son el pretexto, la creatividad: Un spray y un muro son la perfecta válvula de escape.

El izamiento de la colectividad y creatividad parecía no tener límites; obras maestras, que aún en la actualidad nos preguntamos ¿cómo y cuando lo hicieron con tan asombrosa perfección? Sin percatarse los artistas venden sus obras bajo ningún fin mercadológico o comercial. Sino para demostrar al barrio, ciudad, país y mundo, quien es el mejor. Hacen lo que para nosotros es imposible lograr. Su infinita imaginación y altísimo talento son el pretexto de plasmar en un muro una ideología…un pensamiento.

image