Hagamos una gran ensalada en cinco pasos

0
27

Y sí! me entusiasmé con esto de los títulos prometedores, de soluciones mágicas, del tip que te llegará como del cielo y hará de ti un profesional un “Master of the Univers“.

Mis oídos escuchan en la música de fondo que -cambia todo cambia- y la gran maquinaria culinaria se enciende, comienza a preparar con locura una ensalada conceptual que espero encarnar en primera persona.
Arranquemos!!!

Notas relacionadas:
SEA DISEÑADOR GRÁFICO EN 5 PASOS
EL DISEÑO EN DEMOCRACIA
5 RAZONES PARA EL ÉXITO

la_ensalada

Mi forma de actuar dicho por los ojos ajenos es estructurada, controlada, predecidle y el cambio debería afectarme. Naturalmente me organizo dentro de un método. Pero, los ojos ajenos saben cuál es mi método? La realidad es que mi estructura se basa en aspectos aleatorios y casuales. No tengo libreto y en apariencia parece que no puedo moverme sin él.

Estas líneas están inspiradas en lo que leí y en un libro que tomé sin mirar de la biblioteca en el sector de diseño de la universidad para la que dicto clases con la idea de poder establecer conceptos de lo que significa para mí “El Cambio”.

…ya nada es lo que es, todo remite a algo distinto, y debe ser como esto o aquello, una silla ya no es una silla, debe parecer una obra plástica, una obra de arte.” Del libro ”El mundo como proyecto” de Otl Aicher.

Si pretendía empezar bien arriba este extracto que subrayó otro lector y que al abrir la hoja impactaron en mis ojos no deja dudas que acá se está hablando de cambio, de transformar nuestro modo de ver, pensar y sentir. De ese cambio que estamos protagonizando y que llamamos en muchos momentos al describir que nos pasa, como una revolución.

Releo esto de que ya nada es lo que es y pienso que en principio nos debería producir angustia. Pero si tomamos en cuenta nuestra condición de diseñadores donde la búsqueda, el replanteo y todo lo que implica romper con lo establecido es parte de nuestra génesis profesional, esa molestia o peso debería licuarse y hasta debería ser alegría para nuestro ser.

Hoy abunda la información y escasea la interpretación, el leer entre líneas. Toda esa gran masa de datos disponible es para crear conocimiento, para que puedas formar criterio y pensar. ¿Piensas mínimamente qué le está pasando a tu profesionalismo en todo este cambio o simplemente te entregas a la queja?

Vayamos a nuestros cinco pasos para asimilar conceptos y cocinar nuestra ensalada que esperemos aporte alguna respuesta.

Paso 1 – Nada es para siempre
Como miembro de la generación bisagra aprendí que eso que consideras imposible que cambie, es sólo cuestión de tiempo y va a cambiar.

Paso 2 – Perder para ganar
Muchas veces el traspié te abre un nuevo panorama que por tus propios medios nunca hubieras generado.

Paso 3 – Viejo vs Nuevo
Una eterna discusión sin sentido. Lo que fue, fue y lo que es, es. Si tienes más de cuarenta como yo, quedas mal despotricando contra lo nuevo. Para mí lo mejor es interpretar lo que viene. Si tienes veinte, mira para atrás, infórmate, interésate en saber de donde vienes y trata de entender los temas que se hablan o escriben.

Paso 4 – La estrategia
Si uno tiene una estrategia hay soluciones. Hay una preparación para saber a dónde quiero ir y eso siempre presupone cambios posibles en lo planeado. Ponte mal si no sabes a dónde quieres llegar.

Paso 5 – Correr contra el arco iris
Pensar que llegaste es la peor mentira y a mi juicio el peor error para estos días que corren. La reválida de tus ideas es lo mejor para estar atento, ambicionar un mejor trabajo en el futuro es lo más positivo para entender que mañana habrá experiencias nuevas.

Volvamos a la pregunta.
¿Qué le está pasando a tu profesionalismo en todo este cambio?
Estoy seguro que aún no procesamos el rumbo y estamos buscando a alguien que nos diga cómo, cuándo y dónde. De ocurrir eso, seguramente la respuesta vendrá de todos, de la red y su inteligencia colectiva.
Aún falta que las generaciones nativo digitales comiencen a ser parte conductora y ahí vislumbraremos el verdadero cambio en muchas cuestiones nuevas de nuestras vidas y profesiones.
A los adultos este cambio nos reclama visión para aportar al entendimiento, porque sabemos de transformaciones tecnológicas, metodológicas e intelectuales en nuestra profesión.
A los jóvenes el mañana y lo nuevo les debería estar pidiendo paciencia, construcción y compromiso. Imaginarse como el eslabón más nuevo de una cadena y no como algo suelto e independiente.

Pensemos y gocemos lo de hoy, para el mañana yo le hago caso a la publicidad de nuestro Fast Food intelectual que reza: “Las hamburguesas con papas fritas son cosas del pasado. Concilia el Cambio!!!, ahora pídela con ensalada.

Te pregunto, –¿por cincuenta centavos no agrandarías tu combo?