Inteligiendo el diseño artesanal

0
4

Hace unas semanas en una mesa de debate pusimos sobre el cristal el tema…

“Somos buenos o malos por naturaleza”. Estas palabras hicieron que el café se enfriara o que la cerveza se calentara pues el entrecomillado es y será indebatible. Otros de acuerdo y/u otros en desacuerdo. Ejemplos como la perspectiva, percepción, intereses, felicidad, guerras, necesidades, estrategias, mitos, tabúes, objetivos, metas, fracasos sobre salieron.

Si esas horas hubieran sido televisadas como un partido de basketball tenían que haber acontecido más de 5 tiempos extras. ¿Qué es bueno y qué es malo? En México es de mala educación eructar. En China es sinónimo de satisfacción por lo que se come. Es como decir: “¡yami! que rico. Está deliciosa esta comida”. Bueno. Pues [email protected] dicen lo mismo con un sencillo y perezoso sonido como el eructo:

Hasta Coca-Cola es bueno en su publicidad. Los papeles de Panamá, salieron cosas malas de un “accidente” muy bueno. 5 de Mayo una fecha que aún estúpidamente recordamos de algo malo (evitar la conquista y dominio europeo) y se logró algo muy bueno ¿Cuál fue? ¡Ah si! ¡Ganamos! Hace 154 años, pero ganamos. Mientras tanto los gringos ponen en descuento toda la cerveza importada de México y acá sin ser día oficial, ‘nomás’ porque sí es día inhábil y los niños ni siquiera saben porque tienen asueto.

artseania

Regresando al inicio. Lo bueno puede rescatar lo malo. Y viceversa. O como la historia lo ha comprobado guerillas desatan guerras. Algo así como esto no es tuyo sino mío y así lo digo. Pero igualmente estoy de acuerdo en que en este país no necesitamos 2 bombas atómicas como le sucedió a Japón, sino 4.

No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos y de esa manera podemos o podríamos ser una nación congruente y menos inepta. Bueno. Ya me fui por otro camino que no quería, pero me nació de mi corazoncito.

Sin embargo de algo bueno pueden salir cosas buenas y no todo tiene que ser blanco y negro. El altruismo no lo entendemos hasta cuando tocan nuestros corazones y nos ponemos en los zapatos del necesitado. Cuando respiramos su ambiente y no vemos, pero observamos su día a día. Igualmente sus miradas cansadas y confundidas. Arrugas en sus sonrisas y tristeza. Manos duras y cortadas. Uñas largas y negras.

Las artesanas no comprenden por qué su arte no es apreciado. Algo bueno estaba por ocurrir. Andy, Aimé, Laura, Francia (así se llama ella), Aleyda, Blanca, Farinelli (así no se llama ella, pero así le digo), Liz, Jacky, Magda, Andrea, Ricardo e Irvin. Buenas personas para enseñar otras buenas personas. La visón de las personas mencionadas lograrán rompiendo mitos y tabúes a que la artesanía Tarahumara sea más rentable con mejor estética e incrementar la conciencia de los consumidores que regatean y negocian el valor innegociable. Innegociable por el sudor de cada artesana y la belleza del producto. Ellas y ellos irán entendiendo que ser buena persona no es suficiente. Lo suficiente sería ser una magnífica persona.

Ellas y ellos enseñarán lo aprendido en su larga carrera de mercadotecnia. Su conocimiento no será relevante hasta que no lo demuestren. Ellas y ellos ahora son los directores de orquesta. Dirigen la orquesta llena de entusiasmo y de esperanza.

Depende de los alumnos de 8º semestre, quienes ahora ingenian, gestionan, crean, innovan e inteligen diseños apropiados para transformar una microventa artesanal hacia una magna. Alumnos con el conocimiento, capacidad y talento suficiente para tocar una obra maestra. Nosotros como audiencia. Estaremos esperando la 3ª llamada.

Continuará…

CARLOS RICO 01