El campo de las bienes raíces es un mercado fértil para el desarrollo profesional. Hablamos de un sector que tiene muchas oportunidades de crecimiento y en el que las personas pueden encontrar una fuente importante de ingresos.
Las cifras que acompañan a esta industria son suficientes para darnos una idea del potencial que el sector ofrece a los profesionales.

De acuerdo con la Federación Internacional de Bienes Raíces para las Américas (FIABCI), el sector inmobiliario representa 14.1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país, lo cual hace de éste la segunda fuerza económica de México, al ser una industria en la que 98.7 por ciento de sus productos y de los insumos son de producción nacional, que genera 3 millones de empleos y tiene impacto en 78 ramos de la economía.

5 habilidades básicas del asesor inmobiliario

Lo cierto es que para beneficiarse de este contexto, un asesor inmobiliario debe de desarrollar ciertas habilidades, mismas que facilitaran sus tareas cotidianas y lee permitirán obtener resultados de éxito.

A decir de Jorge Letayf, Director de Mercadotecnia, RE/MAX México, “como asesores inmobiliarios, existen muchas actividades en las que debemos enfocarnos para alcanzar nuestros objetivos tanto personales como profesionales” y por esta razón directivo de la empresa especialista en bienes raíces comparte cinco habilidades que todo profesional del sector debe desarrollar:

1)Crecimiento
Convierte tu experiencia en un aprendizaje y busca desarrollar cada conocimiento adquirido con capacitación.
2) Comunicación
Desarrolla la manera en la que te comunicas con el resto de la gente. Un consejo es practicar con grabaciones propias y escucharlas para determinar si el tono de voz es adecuado, si usas muletillas y si expresas correctamente tus ideas.
3) Negociación
El resultado de una buena negociación es que llegarás al acuerdo más satisfactorio tanto para tus clientes como para tu carrera profesional. El libro “Técnicas de Negociación” de Anastacio Ovejero es una buena guía al respecto.
4) Ética
Manejar cada proceso con ética garantiza el éxito a corto, mediano y largo plazo. Preséntate y activa siempre como una persona íntegra que es coherente con los principios universales.
5) Trabajo en Equipo
A pesar de que la labor de un asesor inmobiliario se desarrolla casi siempre en solitario, el trabajo en equipo es necesario para crear lazos profesionales y personales. Respeta a tu equipo de trabajo y siempre busca la forma de apoyarlos.