Los clichés del cine comienzan desde sus carteles

0
14

Muchos son los ejemplos de los clichés más famosos en los diseños publicitarios del cine. Desde los colores, la topografía, la redacción, la fotografía, la composición y demás elementos visuales dentro del producto; muchas productoras y distribuidoras se limitan a reciclar lo que ya les ha funcionado. El problema es que poco a poco el efecto puede causar aburrimiento y, por lo tanto, el efecto contrario.
Noticias Relacionadas:
¿DE DÓNDE VIENEN LAS GRANDES IDEAS?
CLAVES PARA UNA BUENA EJECUCIÓN CREATIVA
CREATIVIDAD Y DISEÑO ESTRATÉGICO

“The King Speech”, “The Help”, “The Informant”, “The Men who Stare at Goats”, “Little Miss Sunshine” y muchos otros títulos tienen por lo menos 2 elementos en común: todas son películas independientes y utilizan por lo menos un diseño de cartel en color amarillo. Regularmente este pigmento representa la mente y el intelecto, pero también la crítica y el optimismo. Todos ellos son elementos que se incluyen dentro de este tipo de cine.

Otro de los grandes lugares comunes en este tipo de diseño publicitario es en el uso de uno de los órganos más importantes requeridos para disfrutar del cine: el ojo. “Requiem for a Dream”, “Km 31”, “Dinosaur”, “Godzilla” y una larga lista de cintas de horror recurren al globo ocular para generar esa molesta sensación de que alguien nos vigila. También es una forma de conectar al público con el protagonista o antagonista de la historia.

Por otro lado, si se quiere sacar a relucir la difícil relación de las famosas “parejas disparejas”, lo más seguro es que uno piense en colocar a ambos personajes de espaldas. Esto nos da a entender que tanto uno como otro pretenden ir en sentidos opuestos, pero que algo los ata en la misma trama. “Pretty Woman”, “How to Lose a Guy in 10 Days”, “Game Plan” y “No Reservations” son buenos ejemplos de ello.

Drew Struzan, famoso diseñador de pósters de cintas como “Back to the Future” y la saga de Star Wars, atribuye el exceso de fórmulas probadas al cambio en la industria. “Ahora sólo es hacer dinero en lugar de una forma de arte. La gente encargada del espectáculo ya no son artistas, son personas de negocios”. Por otro lado, la diseñadora Ela Gancraz da un buen consejo para refrescar la creatividad. “Si no tienes una buena fotografía de tus actores o escenas de la película, puedes buscar sustituirlas por imágenes más simbólicas. En Internet encontrarás muchas fotografías muy interesantes que expresen el sentimiento de tu proyecto. Si no, puedes elegir dibujos representativos, lo que hará de tu póster algo ilustrado más que fotográfico”. Justo la corriente de Struzan.

Recuerda que no es lo mismo “esta película ya la vi” que este póster ya lo vi”. ¿O querrías ver a caso una cinta de la que puedes deducir su trama simplemente con ver su publicidad?