Los pasos para una infografía perfecta

2265

Sigue los pasos para diseñar la mejor infografía y sácale el mejor provecho a este elemento de la comunicación visual.

Existen nueve sencillos pasos para la elaboración de una exitosa infografía, sigue los pasos y visualiza unos ejemplos de las infografías mejor logradas en el ámbito empresarial.

1. Recopilación de datos
El verdadero reto es cuando nos encontramos entre tantos datos crudos, en bruto, sobre el papel, información en hojas de cálculo, archivos PDF y algunos enlaces a otros recursos. Debemos entender que de todos esos datos plasmados en tediosos formatos, queremos proyectar.

2. Contar con información enriquecida
Seguramente ante tanta información  formatos, queremos brincarnos a conocer detalles únicamente de los hechos más destacados,  pero existe información importantísima entre las líneas de tanta información.

3. Encuentra la narrativa
Deberás poco a poco familiarizarte con todos los datos, una vez que los datos te sean familiares, no te será tan difícil encontrar la narrativa, de lo contrario se tiende a realizar una infografía aburrida debemos encontrar una “gran historia” que contar.

4. Identificar los problemas IDENTIFICAR LOS PROBLEMAS
Hallar “Verdad” en la información necesita un contraste en la experiencia, a la que tenemos que acudir. Los datos pueden darnos la clave para saber si un argumento es válido o no lo es, una vez analicemos con precisión a éstos y tengamos en cuenta variables de confusión, estadísticas engañosas o prejuicios de diversas índoles.

5. Crear una jerarquía 
Resulta de suma importancia fijar prioridades, encuentra al “héroe” que conduce la narración: este dato, objetivo o variable será el eje de organización del proyecto y fijará una necesaria e imprescindible estructura jerárquica. Es aquí cuando empieza a aparecer la imagen del producto final.

6. Construir una wireframe
Wireframe viene a respresentar algo así como un marco de soporte, se referimos a una estructura sólida, que surgirá una vez que refinemos los datos, seleccionemos los hechos más interesantes y los coloquemos según una jerarquía determinada.

7. Elige un formato
¿Cómo presentamos la información? El enfoque tradicional se centraría en barras, líneas, y gráficos cirtulares pero no necesariamente los diagramas son, siempre, la mejor forma para contar nuestra narración investigadora. ¿Mapas? ¿Números? ¿Esquemas?

8. Determinar la propuesta
Existen enfoques generales para determinar el aspecto y la sensación que nos transmite una infografía. El uso del color, la tipografía y la estructura son las piezas de enganche, como una obra de arte abstracto. Otros prefieren utilizar la ilustración o la metáfora; en este caso, los datos se disfrazan, entregado a su público en una narrativa visual.

9. Muéstrala a los demás
La mayoría de las infografías se comparten en línea. Esta es la prueba de fuego del trabajo. Estos datos serán leídos de muchas maneras y en repetidas ocasiones por diferente tipo de público, lo cual es muy interesante porque, incluso una vez que su obra está publicada, la discusión en línea puede ampliar (o destrozar) nuestra infografía.