Mientras lees ésto, ¿tu información está segura?

0
56

Llegas el lunes temprano a tu oficina, prendes tu máquina mientras te preparas el primer café para comenzar la semana cumpliendo con una pila de pendientes. Te das cuenta que algo anda mal, tu computadora tiene la pantalla en blanco y no logra cargar el sistema. Sin pretender ahondar mucho la reinicias esperando que se trate de algún error que no tiene mayor relevancia, pero ocurre lo mismo. Después de media mañana perdida, de pasar por todos los estados de ánimo y calmar las aguas de tus clientes urgidos para saber el estatus de sus proyectos, vas con tu máquina al servicio técnico. Las noticias no podrían ser más desastrosas: tu disco duro ha fallecido. Es necesario comprar uno nuevo.

Notas relacionadas:
El arte de la caligrafía
3 cosas en las que debe invertir todo diseñador
¿Por qué no me llaman después de la entrevista? 5 posibles causas

En lo que haces cuentas tras saber el costo del reemplazo más la mano de obra, no has notado que en realidad tu pérdida es doble: el disco duro y la información que llevabas ahí. Lamentablemente la segunda resulta más invaluable que la primera. La diferencia entre uno y otro es que la información no tiene precio, no es posible contabilizar la cantidad de contenidos que manejamos hoy en día. Todo el trabajo de años puede perderse en un santiamén con la remota posibilidad de rescatarlo. Podríamos mandarlo a alguna empresa de recuperación pero los costos son muy altos.

Por ello, siempre lo mejor es estar preparados para tener respaldos de la información. Actualmente hay muchas opciones que, si sabemos aprovecharlas, tendremos la certeza de que nuestra información estará segura. A continuación algunas de ellas:

1. Time Machine

Print

Nativo de Apple para los usuarios Mac, este sistema es probadamente uno de los más efectivos. Te respalda toda la información de forma automática, de tal forma que no debes acordarte de hacerlo, además, va guardando todos los cambios en los archivos que trabajas, —si pulsaste la opción de «Guardar» en lugar de «Guardar como…»— hay forma de recuperar las versiones que vas a haciendo sobre la marcha.

Time Machine hace respaldos sistemáticos hasta que se llena el disco de respaldo (que puede ser cualquiera, no forzosamente alguno el Time Capsule de Apple, que resulta bastante caro), va borrando los archivos más viejos.

Adicionalmente te permite que, en caso de alguna situación como el ejemplo de la pérdida del disco duro, puedes recuperar tanto la información, programas con sus debidas licencias y hasta las preferencias de tu computadora, de tal manera que al recuperar la información a través de Time Machine, tu escritorio quedará exactamente igual que como estaba antes de la catástrofe.

2. Respaldo en la nube

2-cloud

Una opción viable hoy en día es tener un respaldo en la nube. Actualmente hay compañías como SugarSync o ZipCloud que te permiten almacenar la información de forma programada, ya sea cuando enciendes la computadora, a alguna hora específica o después de efectuar cualquier modificación en los archivos. Sus costos son muy variados, pero en general si dispones de un presupuesto de 100 dólares anuales te puedes hacer de un respaldo que no solamente tendrás disponible en tu computadora, sino también en tus dispositivos portátiles como tabletas o teléfonos.

Si cuentas con alguna cuenta como Dropbox, es factible que puedas usarla también como sistema de respaldos, pero deberás hacerlo manualmente o a través de la siguiente opción número 3:

3. Programas de respaldo

3-discoduro

Si cuentas con un disco duro externo disponible, pero no deseas utilizar Time Machine, puedes recurrir a algún programa alterno, que se pueden hacer manualmente o de forma programada. Puedes escoger respaldar toda tu computadora o solo algunos folders, si encimar la información o guardar los cambios. Algunos de los programas disponibles son SynchronizePlus o Sync Folders (por mencionar solo un par de ellos), pero opciones hay muchas y algunas de ellas sin costo a través de la AppStore.

4. No confíes en tu memoria USB

4-usb

Los USB no tienen palabra de honor. Muchas veces los usamos como respaldos para transportar la información, solo que en el momento menos pensado pueden fallar o en el peor de los casos, perderlo. Desde la pelusa acumulada tras viajar en los bolsillos del pantalón, hasta alguna salpicadura de agua que entra sin que nos demos cuenta, puede causar dejarlo inservible en un santiamén. Siempre que tengas información en una memoria USB busca la forma de mantenerla respaldada en algún otro lugar.

5. Para los más pros

5-pros

Si tienes algún estudio o manejas demasiada información sensible, busca la forma de tener algún respaldo en otra locación, ya sea tu casa u otro lugar independiente al de tu trabajo. Inundaciones o incendios son tan solo algunos de los desastres que pueden provocar toda la información acumulada por años, para ello siempre debes estar prevenido.