New folder

0
31

Voy para atrás. No mucho y pongo play, quiero encontrar el tema de Plastic Operator, Folder, quiero hablar de lo que contiene a tu trabajo de ese objeto que guarda y resguarda la idea de lo que sos profesionalmente. El contendor que busca expresar, contar que encontrarás acá y que invita en todo momento a ser leído. De eso vamos a hablar hoy, de la carpeta de trabajos, de tu carpeta o de la mía porque en definitiva cualquiera que necesite ser reconocido como tal no estará eximido de tener que mostrarse en público de la mejor manera.

Notas relacionadas
Incomunicado
Diseño, la jactancia del ignorante
Low Cost
Acá diseño

folder

En tu carpeta, carpeta con tu nombre fui más de lo que puedo tomar, si te acabo de decir lo que siento es por eso que copio y pego… 
Puedes volverme loco si tiendes a ocultar lo que admiro. 
Puedes volverme triste. 
Y quiero hacer que todo valga la pena. 
Usted me puede levantar una sola sonrisa. 
Puede configurar mi corazón en llamas. 
Usted no tiene que dejar de… 
Un toque suave me puede llenar con el deseo. 
Si te acabo de decir – dijo que – le dije. 
Eres inteligente aunque ignorante.
Y quiero que sepas…
Podemos fingir el inicio y pretender que hemos llegado al final.
Si te acabo de decir… dijo que…

Creo y puedo inventar la idea que seguro podré convertir en verdad dada la imposibilidad de su refutación que al quinto día de haber ingresado a mi training de agencia quien se encargaba de formarme me expresó enfáticamente “vamos a trabajar para que hagas tu carpeta”. Con el tiempo entendí que era una palabra omnipresente en cada cosa que se hacía por esos días de la publicidad, se pensaba pura y exclusivamente para eso. Aprendices y consagrados, todos pensaban en lo mismo, en la carpeta.

Al tiempo ya tenía mis primeras y humildes piezas en la carpeta y si había algún dato de una búsqueda uno sabía que tenía lo suyo, lo mucho o lo poco para presentar. Periódicamente se la miraba, se la pensaba, corregía, arreglaba o mejoraba por un contenedor nuevo o lo que fuera necesario para hacer crecer la idea de quién era uno.

Mi carpeta en aquel entonces era de pasador y luego fue mutando a una de bocetista, esta nueva carpeta no solo tenía muestras de la realización y capacidad técnica en el hacer pasados de bocetos sino que ahora contenía muestras con cierto criterio y parecer de uno plasmado en el papel. Algún arte de letra o viñetas también se podían llegar a encontrar en ella si a uno le interesaba la cuestión. Hoy sigo pensando en ese modo de hacer carpeta con lo producido por nuestro estudio, algo así como una obsesión por trabajar la respuesta más apropiada para quien realice la pregunta siempre complicada e incómoda ¿qué hacen ustedes?

Aquellos eran tiempos donde se ponderaba la idea del armado del packaging del ser profesional, algo que hoy está bastante perdido y hasta creído en desuso a mi entender. Me es difícil leer este acto de incomunicación ya que nosotros deberíamos ser los primeros interesados en poder comunicar y darnos a conocer.

Abstraigámonos un poco de nuestro rol de diseñadores y pensemos de manera amplia y objetiva para ver que nos sucede y donde muchas veces cometemos ciertos errores recurrentes. Comencemos hablando de los sitios que pertenecen a los estudios de diseño y observaremos que son muchas veces confusos, poco transparentes o claros en lo que hacen, desactualizados y con escasa vinculación a redes sociales, pérdida del límite del gusto personal con la pertinencia profesional, no digo que esté bien o mal sino que al lector no lo ayudará a terminar de cerrar bien la idea de lo que se hace profesionalmente.

Quizás estas cuestiones funcionan en el grupo de pertenencia y hasta me atrevo a pensar que seguro es halagado lo hecho pero, ¿qué pasa cuando se cruza el límite a otros universos que no manejen el mismo código?

Ahora bien, pensemos en los perfiles que son personales y veremos que esto empeora, si la carpeta es de alguien que recién empieza y el contenido es de lo cosechado en la universidad, ahí se desnudan todas las confusiones comunicacionales, reina la baja interpretación y conocimiento que del otro lado existe un lector y analista de nuestro labor.

Debo confesar que al recibir un mail con un CV lo primero que hago es ponerme en modo “yo también fui pichón” para no cometer el error de la arrogancia, segundo lo miro por el respeto al tiempo dedicado en la confección de ese PDF antiguamente llamado carpeta. Luego lo analizo bajo los conceptos de humildad y respeto sin olvidar dar siempre la respuesta escrita que ese currículum llegó. Caso aparte es la sorpresa que me genera no recibir en bastos casos un simple “ok” o “genial, gracias” o lo que fuere.

Está demás expresar que entiendo que nadie en los tiempos que vivimos está obligado a ser amable pero si se comienza a respetar para ser respetado todo cambia. Un principio básico para poder exigir, si lo hago puedo pedir que lo hagan sino es mejor callarnos la boca.

Abundan las carpetas colgadas en sitios free con dominios www.host/barratunombre.com o los mails [email protected] que son y serán siempre útiles en tanto y en cuanto el bolsillo esté flaco, pero seguro es en lo primero que debés pensar al momento de querer expresarte mejor o escalar a una mejor categoría profesional.

Tengo claro que en esa carpeta pueden estar los mejores trabajos y no tener tu dominio propio pero pensemos por un instante y nos encontraremos con un parecido sin igual al de ese Cliente con el que nos enojamos tanto cuando expresa no necesitar tener un packaging porque dentro del frasco está la mejor mermelada de frutillas del mundo.

Seguro aconsejaremos al Cliente en nuestra primera reunión tener un dominio propio, un sitio web que debe ser adaptable y la mar en coche pero por casa la cuestión se torna bastante difusa e inconsistente por ser vehementes.

“Carpeta” es de esas canciones de un segundo fugaz de fama en los chart con el ritmo justo, pegadizo y una letra que da lo mismo si se entiende o no, igual siempre hay algo para rescatar y en esta línea creo es identificable lo que nos pasa, “Eres inteligente aunque ignorante. Y quiero que sepas… Podemos fingir el inicio y pretender que hemos llegado al final. Si te acabo de decir…” lo que pienso, es porque me preocupa no entender tu carpeta cuando debería estar capacitado para eso.