¿Pánico escénico? Quítatelo y acostúmbrate a siempre disparar fotografías

0
119

La timidez puede llegar inhibir tu creatividad y evitar que te lances con confianza a la toma de fotografías.

Notas relacionadas:

Fotografía: aprende a usar tu cámara réflex en las distintas letras
Lo que diferencia a un fotógrafo profesional de un aficionado
Cómo fotografiar mejor la arquitectura, 5 tips

 

Llevar la cámara a cuestas hará que en cualquier lugar llames la atención de inmediato, habrá quien quiera pararse frente a ti y podar y otros más escaparán a cualquier precio. Si este aparato logra transformar el comportamiento de las personas, ¿qué no hará con tu propia conducta?

A veces la timidez evita que te acerques lo suficiente a tu objetivo y te pierdas de grandes tomas, otras veces llamarás la atención de todos y eso puede inhibirte también. ¿Qué hacer para romper la timidez y atreverte a hacer grandes fotografías? Te lo explicamos en cinco pasos.

1.- Hazte acompañar
Estar solo con el (muchas veces costoso) equipo fotográfico puede ser complicado, es mejor que te hagas acompañar d alguien de confianza que te dé seguridad para buscar los mejores encuadres. Si te haces acompañar de un colega fotógrafo la experiencia puede ser mejor porque tendrás la opinión y la visión de otro experto.

2.- Busca proyectos que te obliguen a trabajar
Si no tienes ninguna alternativa, saldrás a hacer ese proyecto que te han encargado, ganarás experiencia, confianza y de seguro te darás cuenta que la creatividad, aunque ha sido acotada por la solicitud específica del cliente, podrá fluir también con facilidad.

shutterstock_227478673

3.- Dispara a discreción
A veces el temor del fotógrafo es a la reacción que las personas a fotografiar pueden tomar y otras ocasiones se trata de sitios de interés en donde se prohibe, por muchas razones, la toma de fotografías. Aprende a disimular al hacer las tomas y así el mundo no se quedará sin ver las grandes tomas que imaginaste.

4.- Las ventajas del telefoto
Para poder hacer tomas a un distancia considerable y no ser descubierto, nada como un telefoto. Si bien este accesorio puede restar calidad a la imagen, siempre es una buena alternativa ante posibles restricciones o enojos.

5.- Que no te importe lo que digan los demás
Vuélvete un poco cínico, siéntete orgulloso de caminar investido por tu profesión y sé tú quien intimide con la cámara y no ellos a ti. No se trata de que sea arrogante o prepotente, se trata de que tengas la seguridad debida para hacer bien tu trabajo.

shutterstock_263450462

Fuente: Dzoom