Para apreciar el arte

0
4952

Cuando entré a la clase de arte por primera vez, la maestra nos advirtió que a partir de ese momento no veríamos al mundo del arte de la misma forma. Creo que tenía razón. Entender verdaderamente a mirar y admirar las obras de arte en los museos hoy, a diferencia de mis días de escuela significa una oportunidad de darle recreo a la mente.

Notas relacionadas:
La lenta agonía del arte en los discos
Esto es un folleto
El nuevo diseñador editorial

Como la gran mayoría de mi generación crecí viendo el arte moderno entre comentarios como «¿Este cuadro es arte? Yo pude haberlo hecho» o «mi sobrino de 5 años podría dibujarlo mejor», especialmente cuando era comparado con obras maestras del siglo XIX hacia atrás, como Da Vinci, Miguel Ángel o Rafael. Eso provocó que el arte del siglo XX resultara un poco incomprensible para mí. No entendía muy bien cuál era el objeto de Warhol de pintar varias veces a Marilyn Monroe en diferentes colores o de Picasso al plasmar el cubismo deformando la realidad, hasta que una maestra me dijo que el arte simplemente debía verse y disfrutarse.

Ella decía que los cuadros debían estar a la altura de los ojos para apreciarse fácilmente, bien iluminados y que si querías hacerte de uno, lo único que debías hacer es comprar algo que te gustara ver. «Lo tendrás en la sala o en la entrada de tu casa, lo vas a estar viendo todo el tiempo, así que es mejor que te encante».

Fue, de alguna forma, como aprender a apreciar el arte con nuevos ojos, sin mayor pretensión que definir si me gusta o no. A final de cuentas un artista trata de plasmar un sentimiento, una escena o situación sin la intención de que todos sintamos o interpretemos lo mismo. Gracias a ello encontré un gusto muy grande por los cuadros de Picasso, de Paul Klee, de Tamayo y por las esculturas de Giacometti o Sebastián. Solo me debían gustar, sin mayor miramiento.

Después, con el tiempo, aprendí a ver más allá y a adentrarme en sus obras, especialmente pensando en cuatro consejos que da Minus en su minilibro Si yo fuera artista (J’aurais voulu être un artiste, Minus Éditions, Francia, 2013).

1 Primera impresión

Cuando estés frente a una obra de arte, piensa qué te hace sentir. Esa primera impresión cuenta mucho: si te gusta mucho, poco o nada.

2 Imagina

Piensa en la historia de la pintura. Cuál habrá sido el entorno o qué sucede antes o después de haber sido creada.

3 Escucha

Sí, aunque parezca un poco ridículo hay que aprender a escuchar la obra, las conversaciones, los sonidos que produce.

4 Mira de cerca

Trata de acercarte lo más posible a la obra, de ver cómo está pintada, el ritmo de los trazos y los materiales.

Y finalmente, añadiría un quinto punto:

5 Pierde el miedo

Las obras de arte no pueden verse a través de una cortina que impone el respeto, aunque haya sido o sea un artista muy connotado, el exhibir sus sentimientos e interpretaciones te pone en una situación de iguales. Lo está haciendo para ti.