Penes que bailan al ritmo de música y de la bolsa de valores

0
105

Inspirarse en los genitales tanto femeninos como masculinos no es nada nuevo, de hecho es uno de los temas recurrentes dentro del arte contemporáneo, pero para salirse de lo común, el artista Peiqi, ha diseñado un muro totalmente interactivo para un proyecto inusual elaborado con penes impresos en 3-D.

Notas relacionadas:
Tarjetas de póquer ilustradas con características juguetonas e imaginativas
Sugerentes carteles promueven Festival de Cine Erótico
La lámpara que se enciende cuando le das de “nalgadas”

Ya se sabe que las paredes hechas de genitales humanos modelados no son nada nuevo ni para escandalizarse, pero diseñados en 3-D nunca se habían visto, además de cobrar movimiento y bailar a ritmo de la música y por más extraño que parezca a ritmo de los movimientos en la bolsa de valores.

El artista Peiqi es el encargado de esta inquietante y erecta instalación llamada “Wall Penis“. Esta instalación interactiva se compone de 81 falos interactivos que van entre lo erecto y flácido en función de la presencia y los gestos de los espectadores, todos conectados a sensores registrados ultrasónicos.

Estos pequeños individuos también están vinculados a la bolsa y se traducen a datos visuales, o pueden ser programados para jugar junto con la “Danza del Hada de Azúcar” de Tchaikovsky El Cascanueces.

Inspirado por la idea generalizada de que “todo el mundo en Wall Street es un idiota ” y lo satiriza con el órgano sexual masculino. Pero también lo trata con la mayor reverencia, refiriéndose a La pared como “una manifestación muy literal del deseo masculino“. El espectador tiene el mando total de las erecciones que nacen como pequeñas columnas de las vértebras.

Bailando junto a la composición reconocible de Tchaikovsky, los penes se muestran delicados y ágiles como una bailarina; en lugar de los movimientos deliberados de la forma femenina, vemos una representación sorprendente del impulso sexual masculino. Estos penes no parecen órganos gobernados por impulsos eróticos, sino son vistos como criaturas enteras con una mente propia, capaces de ejecutar las más complejas coreografías. Al igual que las mareas oceánicas, sus movimientos cuidadosos hablan de una unidad y armonía extraña e inesperada entre el yo y la comunidad.

Mira estos penes impresos en 3D bailando en el vídeo a continuación:

The Penis Wall Animation Test: SugarPlum from Peiqi SU on Vimeo.

55

38

jyhkuk

28

45