¿Qué información se debe incluir en un contrato de diseño? 6 puntos importantes para no dejar pasar

0
2074

Antes de aceptar la entrada a un proyecto de diseño, hay que asegurarse de firmar un contrato. Dicho documento debe incluir cierta información clave, que en ocasiones como diseñadores se desconoce, tal como los términos de pago, los entregables y los derechos de autor.

Notas relacionadas:
7 portafolios de diseñadores y agencias que harán despertar tu creatividad
6 razones para ser feliz si eres un diseñador
¿Cuáles son los colores favoritos de los hombres y las mujeres? (y los más odiados)

Todo proyecto debe empezar con el pie derecho y con cuentas claras para que al final todas las expectativas de ambas partes, diseñador – cliente, se cumplan. Al firmar un contrato o redactarlo, es importante tener en cuenta ciertos puntos que después ahorrarán varios problemas. Aquí te presentamos seis de éstos y que no se pueden dejar pesar por ningún motivo:

1. Fundamentos del proyecto

Enumerar quienes trabajan exactamente dentro del proyecto, el responsable a cargo y cómo se relaciona con la cuota (a menudo llamada “Declaración de trabajo”). Esto hará más fácil que se resuelvan las deudas en caso de que el proyecto no sea terminado. También debe incluirse una sección de “Términos y Condiciones” para establecer los límites del proyecto, como el número de revisiones, seguimientos, variaciones de color, entre otros.

shutterstock_155609561

2. Redactar las expectativas del cliente

Un buen contrato siempre incluye las responsabilidades del cliente, pero también lo que desea lograr, puntualmente el objetivo de la colaboración. Después de todo, el diseño es un proceso de cooperación que requiere un esfuerzo de ambas partes. En esta sección puede incluirse el principal punto en el contacto y designar a la persona a cargo de cualquier decisión final para no lidiar con clientes conflictivos o confusos.

3. Formato de las entregas

En muchas ocasiones, los clientes no cuentan con los software o herramientas indispensables para abrir los trabajos, razón para que muchos se quejen o digan que el archivo no funciona. Por tal razón, se deben especificar los formatos para que no haya sorpresas en las entregas.
También se debe especificar si se cobrará para recuperar archivos en caso de que el cliente pierda los suyos.

shutterstock_174409667

4. Fechas

Esta es la causa más frecuente de conflicto entre un diseñador-cliente. Para eso, es importante fijar fechas de revisión y entregas finales, fechas exactas y que deben respetarse. Las fechas no pueden ser inalcanzables, incluso, añadir un apartado en donde se especifiquen horarios de trabajo para que el cliente no pida correcciones a deshoras, porque aunque no se crea, los diseñadores también duermen en las madrugadas.

5. Condiciones de pago

Ser claro en cómo va a cobrarse, ya sea por proyecto o por las horas de trabajo, o hacer una mezcla entre ambas. En este caso resulta importante fijar tarifas por horas. Especificar cómo se va a facturar, poner fechas para los pagos adelantados o en caso de cancelaciones a mitad del trabajo, estipular si se exigirá el pago completo o una cantidad proporcional.

shutterstock_185172122

6. La propiedad intelectual

Como diseñadores, la PI es el pan de cada día, por lo que esta es posiblemente la parte más importante de cualquier contrato. El diseñador es dueño de los derechos de autor de forma automática a cualquier cosa que se cree y tiene todo el derecho de fijar los términos de cómo transferir esos derechos de autor.

También puede especificar los términos de licencia. AIGA sugiere cuatro:

Asignación completa: Se puede entregar toda la PI para que el cliente tenga los derechos exclusivos y sea libre de modificar.
Exclusivo y sin libertad de modificar: El cliente tiene acceso exclusivo al diseño (por lo que no se puede vender a los demás), pero no se permite su modificación.
Limitado: Estos contratos requieren honorarios adicionales si el cliente desea utilizar la obra para fines adicionales (por ejemplo, convertirla en una campaña publicitaria completa).
Uso personal: Se pueden especificar los derechos a usar del trabajo de diseño para fines no comerciales, promocionales y otros, como en su sitio web personal o en portafolios de Behance.

Información vía 99designs.