Quería un crédito hipotecario pero me lo rechazaron, ¿qué sigue?

0
81

Comprar una casa es de las mejores formas de incrementar el patrimonio de una forma segura y estable. Para la gran mayoría de las familias, significa tener un techo debajo del cual vivir y que, en el largo plazo, puede servir como punto de partida para comprar un hogar todavía más grande. Otras personas podrían lo ven como una oportunidad de inversión, disponible a cualquier bolsillo. Parte de su atractivo tiene que ver con la existencia del crédito hipotecario. 

Quizá te interese: Después de 30 años, el primer sitio web sigue activo.

Tal y como su nombre lo indica, un crédito hipotecario es una herramienta financiera diseñada para ayudar a las personas a adquirir un inmueble. Bien empleado, permite hacer frente a un gasto que sería casi imposible de asumir de inmediato en el presente. Sin embargo, no está libre de riesgos. Eso sin contar que, como apunta Antonio Mijares, director de Crediaccess y Bróker de Créditos Hipotecarios para RE/MAX, siempre está la posibilidad que no se conceda.

¿Qué hacer en estos casos? El experto de RE/MAX apunta que hay dos caminos que se pueden seguir:

Identificar por qué no concedieron el crédito hipotecario

Lo primero que deben hacer las personas es analizar cuál fue la razón que llevó a que no se otorgara el crédito hipotecario. De esta forma, se puede mejorar la situación financiera para mejorar las oportunidades de éxito en una segunda solicitud.

Por ejemplo, el experto de RE/MAX señala que lo ideal es optimizar el buró de crédito. De preferencia, hay que utilizar un máximo del 60 por ciento de la línea de crédito. Asimismo, es de gran ayuda mejorar ingresos y reducir deudas (por abajo del 45 por ciento de las ganancias mensuales). Por supuesto, también es ideal contar con el apoyo de un agente inmobiliario especializado. Ellos pueden apoyar a la gente a encontrar un financiamiento personalizado.

Buscar alternativas

Aunque no se trata de la estrategia ideal, el experto de RE/MAX apunta que también se pueden buscar otros modelos de financiamiento inmobiliario:

Serán más caras, pero como dice el dicho, “no hay crédito más caro que el que no te dan”. Para estos casos existen SOFOMES y financieras que aceptan lo que el banco rechaza, con tasas más altas, esquemas de autofinanciamiento, entre otras. Lo que recomendamos cuando aceptas estos créditos, es mejorar tu perfil y eventualmente sustituirlo con un crédito más barato.